Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 26-J impregna el Dos de Mayo: Rajoy y Rivera arrancan la precampaña en Madrid

El Confidencial El Confidencial 02/05/2016

© EL Confidencial La precampaña electoral llegó a la capital española el día de su gran fiesta. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, lo demostró en su discurso, apelando directamente al espíritu del Dos de Mayo para instar a los grandes partidos a llegar a pactos, respetando, eso sí, las mayorías que salgan de las urnas.

La festividad llega el mismo día en que a las 23:59 vence el plazo para llegar a un acuerdo de gobierno -que terminó en fracaso-, y mañana mismo el Rey firmará el decreto de convocatoria de elecciones. Representantes de todas las fuerzas acudieron a la Real Casa de Correos para respirar un ambiente que mucho tiene que ver con el 26 de junio. 

Mariano Rajoy, escoltado por Soraya Saénz de Santamaría y el ministro de Cultura en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, dio el pistoletazo de salida nada más llegar a la recepción en la Real Casa de Correos afirmando que “no es momento para vetos” y sí es hora de usar “el sentido común y la cordura”.

Al otro lado de la sala se encontraba Albert Rivera, al que no llegó a saludar, según el líder naranja “porque no se habían podido encontrar” entre el gentío, aunque el presidente de Ciudadanos sí compartió unas palabras con la vicepresidenta del Gobierno en la entrega de medallas que había tenido lugar un rato antes.

En cada rincón de la sala las conversaciones giraban en torno a la campaña. Se escuchaban muchos “cuenta conmigo”, apretones de mano deseando mucha suerte para el futuro y también los principales líderes presentes no escatimaron en sonrisas y gestos de cercanía. A partir de ahora, cada voto cuenta. Mariano Rajoy fue el primero en demostrarlo, saludando a todo el que se le acercaba y aceptando cada fotografía que le pedían.

También estuvieron muy atentos los nuevos dirigentes populares, la catalana Andrea Levy y la joven promesa Pablo Casado, quien, en su línea, no cesó de repartir saludos y buenas palabras. Los populares se muestran confiados en las próximas elecciones e insisten en que lo más importante será combatir el hartazgo de la gente con actos cercanos a la ciudadanía. 

En cada rincón de la sala las conversaciones giraban en torno a la campaña. Se escuchaban muchos “cuenta conmigo”, apretones de mano deseando mucha suerte para el futuro y también los principales líderes presentes no escatimaron en sonrisas y gestos de cercanía. A partir de ahora, cada voto cuenta. Mariano Rajoy fue el primero en demostrarlo, saludando a todo el que se le acercaba y aceptando cada fotografía que le pedían.

También estuvieron muy atentos los nuevos dirigentes populares, la catalana Andrea Levy y la joven promesa Pablo Casado, quien, en su línea, no cesó de repartir saludos y buenas palabras. Los populares se muestran confiados en las próximas elecciones e insisten en que lo más importante será combatir el hartazgo de la gente con actos cercanos a la ciudadanía.

Demostración de fuerza

© EL Confidencial Rivera, por su parte, hizo una verdadera demostración de fuerza acompañado por sus dos máximos dirigentes en Madrid, Ignacio Aguado y Begoña Villacís, además de toda una retahíla de concejales, diputados autonómicos y también diputados nacionales, como Patricia Reyes y Francisco de la Torre.

El líder barcelonés no tardó en contestar al jefe de Génova insistiendo en que lo que necesita España “es un proyecto de regeneración” y que las cosas “no sigan como están ahora”, dando continuidad a la estrategia de su partido en los últimos meses, que muestra un rechazo rotundo a la figura de Rajoy para abanderar la nueva etapa política. 

Mucho más escasa fue la representación de PSOE y Podemos. En el caso de los socialistas, solo se dejaron ver los principales dirigentes de la capital. No faltó a la cita la secretaria general del partido en Madrid, Sara Hernández, y los líderes en el Ayuntamiento y la Comunidad, Puri Causapié y Ángel Gabilondo. En el ambiente seguía estando la incógnita de cómo terminarán de configurarse las listas del 26-J en Madrid -tras la marcha de Irene Lozano y la congelación de Eduardo Madina en el número siete-.

Si Gabilondo estará o no en la lista sigue sin estar claro, y el portavoz socialista en la Asamblea mostró como Rajoy su deseo que los vetos desaparezcan, aunque reconoció que será más fácil pactar “con quienes quieren modificar la realidad que con quienes quieren mantenerla”. No hubo apenas representación estatal de Podemos en la Real Casa de Correos, a excepción de Tania Sánchez. Sí estuvo parte del equipo madrileño junto al portavoz en la Asamblea, José Manuel López, y también algunos de los concejales de Ahora Madrid, como Jorge García Castaño y Nacho Murgui. La alcaldesa no se dejó ver en la recepción, aunque estuvo junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid en la celebración de los actos anteriores.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon