Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El abogado de la Infanta: "Manos Limpias se tendría que revisar el nombre"

La Vanguardia La Vanguardia 04/03/2016 Luis B. García

Imagen de los abogados de la Infanta Cristina ,Pau Molins (i) y Miquel Roca Junyent (d) a través del monitor de la sala de prensa de la Escuela Balear de la Administración Pública © La Vanguardia Imagen de los abogados de la Infanta Cristina ,Pau Molins (i) y Miquel Roca Junyent (d) a través del monitor de la sala de prensa de la Escuela Balear de la Administración Pública El abogado de la infanta Cristina, Pau Molins, ha arremetido contra el papel y la actitud de Manos Limpias en el juicio del caso Nóos que ha tenido esta semana su momento culminante con las declaraciones del exduque de Palma, Iñaki Urdangarin , y su esposa, la infanta Cristina . El letrado ha asegurado que doña Cristina “se ha quitado un peso de encima” después de declarar este jueves y ha justificado que declinara contestar a las preguntas de la acusación particular, que ejerce el pseudosindicato derechista, por una cuestión de “coherencia”, puesto que el propio fiscal, como abogado del Estado que defiende los intereses de la Hacienda pública, ha señalado en reiteradas ocasiones que no ha lugar a enjuiciar a la Infanta por un presunto delito de su marido, por mucho que fuera socia de la empresa Aizoon con él.

En declaraciones a RAC1, el abogado defensor ha comentado que la parte que él representa no da “ninguna legitimación” a Manos Limpias a pesar de que el tribunal sí que se la ha dado, pero ha advertido de que el nombre en cuestión, ‘Manos Limpias’, “se lo tendrían que revisar”. Molins ha lamentado que “se autodenominan sindicato de extrema derecha y se les ve en todas las causas, pero nadie sabe quién está detrás ni qué intereses hay” para llevar a cabo esta acusación en el caso.

El letrado ha argumentado que el papel que está llevando a cabo Manos Limpias en el proceso judicial “cuesta mucho dinero”, por lo que la persona o personas que está/n detrás del sindicato deben tener los recursos suficientes para presentar dicha acusación y tantas otras en las que participan y han participado. “¿Qué interés tiene en defender esto si el Ministerio Fiscal ya ejerce de acusación? ¿Para qué los tenemos como acusación?”, ha lanzado el abogado.

Sin tener “ni idea” de quién puede haber detrás de Manos Limpias, Molins ha asegurado que quien financia esta participación en el proceso debe tener ciertos intereses aún por descubrir, ante lo cual ha instado a los medios de comunicación a investigar sobre el asunto. En este punto, ha recordado que la letrada del sindicato, Virginia López-Negrete, se ha negado a contestar a preguntas del tribunal por qué decidió retirar su acusación contra el exsecretario de Nóos Miguel Tejeiro, a quien tanto Urdangarin como su socio han apuntado como responsable en sus respectivas declaraciones. En todo caso, “cuando declare el sr. Tejeiro tal vez averiguamos la contrapartida”, ha emplazado.

Molins también ha pedido averiguar qué contrapartidas puede recibir Manos Limpias con este tipo de actuaciones. Aunque el abogado ha asegurado que el sindicato no recibe compensación alguna en caso de ganar el juicio, él ha garantizado que, en caso de que la Infanta sea absuelta pedirá al sindicato el pago de los costes procesales que haya tenido que afrontar su defendida.

En todo caso, ha insistido en la inocencia de su representada y ha reiterado la contradicción que resulta poner bajo la lupa del tribunal como acusada a una persona “por delito fiscal del marido” y cuando el propio perjudicado, es decir, Hacienda, asegura que esta persona no tiene nada que ver con su perjuicio. “El abogado del Estado responde por los intereses de Hacienda, pero Manos Limpias ¿a quién responde? ¿qué contrapartida recibe por ello?”, ha lanzado

“Se está obviando el principio de presunción de inocencia”

Molins también ha arremetido contra las prácticas utilizadas por la abogada López-Negrete en su interrogatorio a Urdangarin, en concreto a la presentación como prueba para preguntar al respecto de un documento no admitido como tal por el tribunal. Afortunadamente, “el tribunal se dio cuenta y la riñó”, ha comentado, pero ella dijo que era un error aunque el error fue doble porque “estuvo enseñando constantemente gastos en peluquería y demás como si hubieran pasado por Aizoon cuando habían pasado por una cuenta compartida” propia de los exduques de Palma, ha alegado. Esto es, para el abogado “una irregularidad flagrante” que “espero que sean tenidas en cuenta por el tribunal a la hora de valorar las pruebas”, ha deseado.

Para el letrado, con la Infanta “se está obviando el principio de presunción de inocencia” y doña Cristina “no puede ser ni mejor ni peor que nadie”. Así, ha defendido su derecho de no declarar ante las preguntas de Manos Limpias porque es un derecho propio de cualquier acusado no sólo recogido por la Constitución sino por el Tribunal de Derecho Humanos, ha defendido. Así, ha recordado que “debe ser la acusación quien pruebe y fundamente” la culpabilidad del acusado, y no al revés. “Porque no conteste es culpable?”, se ha preguntado retóricamente. “Esto está cambiando mucho…”, ha lamentado.

“El administrador era el marido y por tanto, el responsable es el marido”

Ante la declaración de la Infanta en la que aseguraba que ella no sabía nada de Aizóon, el abogado ha defendido que “esto es una situación normal” puesto que, aunque la hermana del Rey era propietaria al 50% de la compañía, “el administrador era el marido y por tanto, el responsable es el marido”. Para Molins, se está acusando por delito fiscal al socio de una sociedad mercantil, por una supuesto fraude del otro socio, y a pesar de que Hacienda nunca la ha acusado de nada. “Por eso es absolutamente injusta la situación de esta señora”, ha alegado.

En cuanto al papel de su secretario, Carlos García Revenga, a quien doña Cristina apuntó como el responsable de su declaración y de sus asuntos fiscales, el letrado ha confirmado que “ella explica que ella no se ocupaba de estos asuntos, como mucha gente” y que, “lógicamente”, aunque la Infanta y su marido hicieran declaraciones separadas, “el asesor fiscal del marido estaba en contacto con el de ella, algo que es habitual” en estos casos.

Preguntado sobre si la Infanta hizo algo mal, Molins ha señalado que desde el punto de vista penal, del juicio, doña Cristina “es absolutamente inocente porque estaba absolutamente al margen de la dirección de la compañía” y ha reiterado una vez más que “nunca en la historia judicial, por tener la condición de socio se ha tenido que responder cuando hay un administrador de la sociedad”, por lo que la pena de ocho años de cárcel que pide la acusación particular “es algo absolutamente infundado”.

La sentencia, no antes de septiembre

Preguntado también sobre la previsión del juicio y el calendario hasta una posible sentencia, Molins ha advertido que “la sentencia será larga” y que a su juicio no llegaría antes del próximo mes de septiembre.

MÁS EN MSN

-Perfectamente entrenada

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon