Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El alcalde de Orihuela: “El mejor acierto ha sido echar a los liberales”

EL PAÍS EL PAÍS 11/06/2014 EFE

El alcalde de Orihuela, Monserrate Guillén (Els Verds), ha dicho hoy que el "mayor acierto" del gobierno local en estos tres años de legislatura ha sido "echar" del ejecutivo al edil del CLr Pedro Mancebo y que, "por suerte, le acompañase" su compañero de partido, Juan Ignacio López-Bas.

Guillén ha realizado estas declaraciones en una rueda de prensa en la que ha hecho balance de la gestión económica, social, ambiental y política de los últimos tres años del ejecutivo municipal.

Según el regidor, la administración local de Orihuela estaba en "bancarrota" cuando llegó el tripartito (PSOE, Els Verds y CLr) al gobierno oriolano después de las elecciones municipales de 2011. En ese tiempo, el tripartito ha pasado de tener mayoría absoluta con 13 de los 25 concejales que forman la corporación, a gobernar en minoría (seis ediles socialistas y tres de Els Verds) tras la expulsión del grupo municipal de la coalición CLr-Claro de los ediles Bob Houliston y Asunción Mayoral, y el cese del liberal Pedro Mancebo, al que le siguió la dimisión de López-Bas.

Gasto sin control, según el PP

El PP de Orihuela ha asegurado hoy que el gobierno del alcalde de Orihuela, Monserrate Guillén (Els Verds), ha gastado de "manera innecesaria y sin control más de 200 millones de euros" en estos tres años de legislatura.

La presidenta y la portavoz del PP oriolano, Pepa Ferrando y Mónica Lorente, respectivamente, han hecho esta afirmación en una rueda de prensa en la que han hecho balance de la gestión del ejecutivo municipal durante los tres años de legislatura, que han calificado de "desidia, abandono, olvido y aislamiento".

Han criticado que Guillén haya acumulado durante ese periodo de gestión "cerca de 17 millones de euros en deuda a proveedores" y "no cumpla" con el plazo legal del pago a éstos.

Además, han expuesto que el ejecutivo local ha trabajado con "un presupuesto prorrogado de 2012". Según las dos ediles populares, el gobierno oriolano ha "incumplido" su programa electoral y sus promesas, como la construcción de hoteles en la ciudad, la creación de un carril-bici o la demolición de la plaza de toros porque suponía un "peligro para los vecinos".

También han señalado que "tampoco" ha desarrollado "el estatuto de gran población que tiene la ciudad desde 2010, ni la modificación, actualización y aprobación de una ordenanza fiscal general que regule la vida diaria económica de los vecinos". 

Guillén alegó en su momento que esta decisión se había adoptado tras un incumplimiento sistemático de los acuerdos adoptados por parte de Mancebo y con el objetivo de garantizar la "viabilidad" del equipo de gobierno.

"Llegamos con un tripartito roto por quienes defendieron una cosa que no era el bien común", ha sentenciado el alcalde, quien ha recordado que en sus inicios tuvieron que enfrentarse al "eterno fantasma de las basuras y de la corrupción".

A este respecto, Guillén ha manifestado: "el tiempo ha puesto a cada uno en su sitio: por un lado, a los partidarios de los negocios y, por otro, a los que creemos en el servicio público y la transparencia". Ha remarcado que el gobierno municipal ha trabajado para sacar adelante un Ayuntamiento que, según ha asegurado, se hallaba en la "peor situación de su historia".

Para fundamentar esa afirmación, el regidor ha aludido al pago de la deuda heredada del anterior gobierno popular con Hacienda de "más de 23 millones de euros". En cuanto a la oposición, ha manifestado que durante estos tres años han tenido enfrente a un grupo municipal (PP) "cuyo propósito ha sido derribar al gobierno local, sacar a concurso las basuras y poner a un imputado por asuntos de corrupción en la Alcaldía".

Además, ha resumido los años del anterior ejecutivo local, liderado por la popular Mónica Lorente, entre 2007 y 2011, hablando de "Policía Nacional, Policía Judicial, Juzgado de Instrucción y deudas".

En su comparecencia informativa, el alcalde ha repasado también los logros conseguidos por el actual gobierno local durante estos tres años en las diferentes áreas del consistorio. En ese punto, ha destacado un "ahorro de 1,5 millones de euros en Aseo Urbano, un incremento de más de un 100 % en las ayudas a personas necesitadas o el ahorro sustancial en el área de Personal, que ha pasado de pagar 1,5 millones de euros de media en horas extraordinarias a 270.000 euros".

Asimismo, ha resaltado la publicidad que se ha dado a todos los contratos que se adjudican en el Ayuntamiento, el aumento de los efectivos de la Policía Local, que ha provocado una "disminución de la conflictividad en barrios difíciles", o la puesta en marcha en el área de Igualdad del "trato directo con las víctimas de la violencia de género y sus hijos, un servicio "pionero en la Comunidad".

"Se han mantenido todos los servicios que había e, incluso, se han aumentado algunos", al tiempo que se "ha rebajado la deuda municipal, lo que nos va a permitir hacer inversiones", ha subrayado Guillén. Tras avanzar que están a la espera del proyecto de presupuesto que debe emitir el área Económica para su estudio y aprobación, el alcalde ha realizado también una autocrítica a su gestión al señalar que no han podido cumplir "su programa electoral al cien por cien" porque hay "una deuda con bancos de más de 45 millones de euros, más intereses, y otra de unos 23 millones de euros en los cajones".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon