Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Ararteko pide una actitud activa en la denuncia del maltrato a mayores

EL PAÍS EL PAÍS 15/06/2014 EFE
El Defensor del Pueblo en Euskadi, Iñigo Lamarca, en el Parlamento. © L. Rico El Defensor del Pueblo en Euskadi, Iñigo Lamarca, en el Parlamento.

El Ararteko, Iñigo Lamarca, ha demandado este domingo a la sociedad que mantenga una actitud "proactiva" y de "denuncia" ante cualquier tipo de maltrato a personas mayores, una "lacra" que podrían sufrir alrededor de 13.000 ancianos en el País Vasco, según el último estudio realizado en 2010.

En el Día Mundial de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, el Ararteko ha difundido una declaración institucional en la que expresa su "más firme condena y repulsa" por estos actos y muestra su "empatía y solidaridad" con todas aquellas personas mayores que padezcan malos tratos.

Lamarca recuerda que las Administraciones Públicas deben velar por el respeto a la dignidad de los mayores, por sus derechos y por la búsqueda de su bienestar y considera que el protocolo de actuación elaborado por el Gobierno vasco para detectar casos de maltrato "constituye un nuevo paso" en ese sentido. Sin embargo apela a la implicación y coordinación de los distintos servicios para garantizar la eficacia de este protocolo.

Expresa su "más firme condena y repulsa" por estos actos en una declaración institucional

Lamarca demanda también una "mayor sensibilización y formación" en este ámbito y una "apuesta decidida por priorizar la protección social y sanitaria" de las personas mayores. Además defiende el desarrollo de políticas públicas que favorezcan la participación de este colectivo, muestren la vejez como una etapa vital llena de potencialidades y reconozcan su contribución a la transforma social con el "protagonismo que se merecen".

"El respeto a nuestras personas mayores es responsabilidad de toda la ciudadana", concluye el Ararteko, quien recuerda que "la grandeza de un pueblo se mide por el respeto a sus mayores".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon