Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Arenal Sound espera más aforo del que Burriana requiere por seguridad

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 17/06/2014 Lorena Ortega
Asistentes al festival Arenal Sound de Burriana en la pasada edición. © ÀNGEL SÁNCHEZ Asistentes al festival Arenal Sound de Burriana en la pasada edición.

Las discrepancias sobre la cantidad de personas que Burriana puede acoger para la celebración del Arenal Sound no se han resuelto a mes y medio del arranque del multitudinario festival. La diferencia entre lo que pide el Ayuntamiento y lo que plantea la organización es de nada menos que de 20.000 personas diarias. Un último y duro informe emitido en mayo por los técnicos municipales urge a la empresa organizadora, I Music Festival, SL, a aportar la documentación necesaria para la licencia de apertura y limitar el aforo a 40.000 y no a 60.000 jóvenes.

La petición de reducir el aforo ya se realizó en la edición del pasado año y fue “desatendida” por el festival. En el informe preliminar emitido por el ingeniero de caminos municipal en noviembre de 2013 se sostiene que el aforo de 60.000 personas (en un municipio de 30.000) que plantea el promotor lleva a niveles de ocupación y saturación de servicios “claramente elevados” y que se trata de cifras “excesivas y desproporcionadas”. El técnico recalca que la estimación no hay que realizarla según la capacidad del recinto (ampliado en las últimas ediciones), sino por la respuesta en situaciones de emergencia y teniendo en cuenta todo el entorno y las 10.000 personas que ya residen en la zona. En el Arenal Sound del pasado año hubo picos de afluencia que obligaron a la evacuación de personas durante el concierto de Steve Aoki y en el Beach Club, un espacio de conciertos más reducido y ubicado en la playa. “Debe insistirse en la necesidad de acotar el aforo a una cifra razonable y sostenible”, concluía el informe.

El director del festival, David Sánchez, respondió entonces que habían presentado un proyecto técnico y un plan de emergencias para 60.000 asistentes y que si Burriana quería un festival más pequeño no sería el Arenal Sound. Su posición se ha plasmado en la respuesta que I Music Festival remitió al consistorio en abril, casi seis meses después del informe municipal. En ella se afirma que las consideraciones del técnico son “afirmaciones genéricas, sin justificación técnica o legal que lo sustente” e insiste en llegar al hito de 60.000 personas. Solo en noviembre se vendieron 26.000 abonos en un día.

La contestación de los ingenieros municipales se plasmó en el duro documento de mayo en el que recuerdan que la misma advertencia se trasladó por primera vez en mayo de 2012, se repitió en julio de 2013 e insistió para la cita de este año. “En el año 2013 ya se fijó un aforo de 40.000 personas en la licencia ambiental municipal, por lo que no puede alegarse ignorancia al mismo requerimiento para esta edición”, recoge el informe.

Los técnicos apremian a la empresa a que presenten los documentos necesarios para que el ayuntamiento pueda dar su visto bueno a tiempo. Desde el PSPV-PSOE critican la desidia del equipo de gobierno. “El alcalde [el popular José Ramón Calpe] se tiene que poner las pilas y defender el cumplimiento de la legalidad para que este evento tan importante pueda celebrarse con todas las licencias de apertura en regla”, reclama el secretario de la ejecutiva local, Vicent Aparici.

Un año con un expediente sin resolver

L. ORTEGA

El Ayuntamiento de Burriana abrió un expediente al promotor del festival por no atender la petición de rebajar el aforo en la edición de 2013. Un año después, el expediente sigue sin resolverse. Según fuentes municipales, la empresa presentó alegaciones a los requerimientos municipales y todavía se están estudiando. “El expediente no está resuelto y sigue su tramitación”, indicaron.

Vicent Aparici, secretario de la ejecutiva local del PSPV-PSOE, recalca además que la última cita se celebró sin contar con los permisos definitivos. “Es una temeridad e irresponsabilidad muy grande”, afirmó. De hecho, la autorización del evento por el equipo de gobierno se realizó sólo un día antes del inicio del festival. La empresa recibió el documento el día en el que el Arenal abría sus puertas y la autorización estaba condicionada al cumplimiento de reducir el aforo a 40.000. No se cumplió.

I Music presentó alegaciones con el festival en marcha basadas en un “error” de medida de los técnicos y aseguraban que estaban en condiciones de recibir a más de 100.000 espectadores. Además, criticaron que la autorización llegara el mismo día en que comenzaba el festival y aseguraban que era la primera vez que se comunicaba el aforo máximo de 40.000 (algo que niegan los técnicos), por lo que era imposible cumplir el requisito con las entradas ya vendidas.

Aparici asegura que este recurso no fue resuelto por el Ayuntamiento en el plazo legal de un mes, por lo que la licencia se considera como no otorgada. Por ello pide al alcalde que exija a la empresa el cumplimiento de las condiciones requeridas por los técnicos municipales para que este año estén los permisos en regla y a tiempo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon