Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barça tira de fe para derribar al Baskonia

Logotipo de El Mundo El Mundo 29/09/2017 FRANCISCO CABEZAS

Al menos, una certeza. El hincha del Palau, tras la deprimente temporada vivida al amparo de Georgios Bartzokas, se lo pasó en grande. Ya no sólo porque su equipo se estrenara en la Liga con un sufrido triunfo frente a otro equipo en construcción, el Baskonia del novato Pablo Prigioni. Sino porque vio cómo los suyos llegaban hasta los 87 puntos (45 al descanso) y hacían del contraataque su nueva razón de ser. Una utopía en esa larga época de tinieblas a la que Sito Alonso, desde el banquillo, y Nacho Rodríguez, desde el despacho, intentan poner fin. [

Narración y estadísticas

]

El partido con el que se inauguraba el campeonato, eso sí, admitió múltiples matices. Sobre todo porque el Barcelona tuvo que sobrevivir todo el partido con un único cinco, el recién llegado Kevin Seraphin, debido a las ausencias por lesión de Tomic y Oriola. El ex pívot de los Pacers, todavía lejos de su mejor versión, vivió además la rebelión de su equipo desde el banco al cargarse con la cuarta personal en la primera jugada del último cuarto. Porque aquello fue, en efecto, una sublevación azulgrana que ya pocos esperaban cuando el marcador lucía un 56-67 al concluir el tercer parcial.

El Baskonia parecía llevar mejor la situación de su enfermería (McRae o Garino). Los bases de Prigioni, Granger y, sobre todo el ex azulgrana Huertas (19 puntos, seis asistencias, cinco rebotes), encontraban escasa oposición tanto en la dirección como en la anotación. El prometedor Janis Timma aportaba puntería, mientras que Diop convertía en rutina lo increíble. En cinco temporadas nunca había anotado un triple (0/2). En el Palau encestó por dos veces desde más allá de la línea de 6,75.

Pese a la igualdad inaugural en un choque de escasa fiabilidad defensiva, el Baskonia supo mantener la iniciativa durante todo el primer cuarto. Un inicio de partido que desveló un preocupante estreno del que fue el base titular del Barcelona, Phil Pressey. El jugador estadounidense, arriesgada apuesta azulgrana tras apartar del equipo a Tyrese Rice, no había completado una mala pretemporada. Su primer encuentro oficial, sin embargo, fue desolador, con un 0/7 en tiros de campo y un único punto anotado. De tiro libre.

Así que no tardaría Thomas Heurtel en tomar el mando, ya no sólo del Barcelona, sino del partido. El base francés, que se fue hasta los 13 puntos en la primera parte (23 en total, además de nueve asistencias), tuvo que salir al rescate del Barça después de que los azulgranas amagaran con derretirse en un pésimo tercer cuarto.

© Proporcionado por elmundo.es

Fue entonces cuando se apropió del escenario Pau Ribas tras 11 meses de baja. Dos acciones suyas, un triple y una asistencia a un fantástico Vezenkov acompasaron un parcial definitivo de 13-0 al que ayudó la polémica descalificación del legendario Carlos Delfino, por esa nueva norma de la acumulación de técnica y antideportiva.

El ímpetu de Hanga en un Barça que echó de menos una mayor aportación de Sanders, y que sobrevivió en el ocaso con un falso pívot (Moerman), completó el agónico triunfo. Al menos hay fe. El resto está aún por ver.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon