Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barcelona pasa de sustos

El Mundo El Mundo 31/05/2014 SERGIO RODRÍGUEZ VIÑAS

Aún tenía el Barcelona el susto del viernes en el cuerpo. Oleson, Navarro y Dorsey todavía lucían henchidos por haber sido los salvadores de una derrota que habría sido letal para los culés, más por el aspecto anímico, tocado tras la Final Four, que por el partido en sí. Así que, con las heridas de una batalla inesperadamente sangrienta, el Barça se conjuró para evitar los soplos y asumir que sí, que el Laboral Kutxa era un rival al que tomar muy en serio en estos cuartos de final. En el Buesa recuperó viejas virtudes que parecían escondidas en alguna taquilla del vestuario. De nuevo, la profundidad de la plantilla culé se transformó en dominio continuo del ritmo del partido. Volvió a ser el Barça un equipo coral en el que los 12 jugadores suman y aportan y Xavi Pascual consiguió esta vez que sus hombres supieran tapar las virtudes del rival. Todo esto, unido a la cortísima rotación baskonista, que acusó el esfuerzo de dos días antes, le sirvió al Barcelona para clasificarse para las semifinales a la primera, sin apenas sufrimiento y con autoridad de campeón. []

Sólo en el primer cuarto aguantó el tirón el Laboral Kutxa, cuando sus hombres importantes conservaban las piernas frescas y sus jugadores exteriores suponían una amenaza real. Aplacado ese frenesí inicial, el Barça se puso en modo apisonadora a partir de un juego interior nada habitual pero verdaderamente efectivo. Lampe ha olvidado su ostracismo y ahora parece sentirse importante como cuatro, complemento perfecto para el juego físico de Dorsey. El polaco, además tenía la motivación de jugar ante su ex afición, que no le perdona la indolencia que tantas veces evidenció como baskonista. Con los dos postes dominando la pintura y un gran Pullen en la marca de Heurtel -lo único que Pascual no probó el viernes-, el Barcelona dejó el choque visto para sentencia prácticamente en el descanso, con una ventaja de 12 puntos que el Laboral Kutxa no tenía pinta de poder remontar. Navarro se encargaba del resto de la faena.

Heurtel volvió a intentar la machada individual del primer partido de la serie, pero no era la noche del francés. Acabó siendo el peor de los locales, de hecho. Mientras tanto, la diferencia aumentaba y aumentaba. Lo lógico para un Barça obligado a ganar el título para salvar el año, pero un triste final para el Baskonia, que encara ahora una ampliación de capital y se pregunta de dónde venimos y a dónde vamos sin que aparezcan las respuestas.

En el otro encuentro disputado, el Cajasol se impuso al Valencia Basket con un espectacular Landry (26 puntos) y fuerza el desempate, que se disputará el lunes en La Fuente de San Luis. El Real Madrid, mientras, tratará de sentenciar el cruce frente al CAI (domingo, 12.40 horas, La1). A las 19 horas se jugará el Gran Canaria-Unicaja, con ventaja para los andaluces.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon