Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El brexit nubla el horizonte griego

dw.com dw.com 05/07/2016 Jannis Papadimitriou (ER/PK)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Una vez más se ciernen negras nubes sobre la economía griega. Expertos temen que el triunfo del brexit en el referéndum británico tenga un efecto negativo en el turismo y en el programa de rescate del que depende Grecia.

Alexis Tsipras demostró tener un sentido del humor muy británico en la última cumbre de la Unión Europea. Según informaciones de la prensa ateniense, el primer ministro griego le manifestó a su homólogo británico su sorpresa por el hecho de que no estuviera preparado para el desenlace del referéndum. Eso causó gracia en Bruselas, ya que hace un año el propio Tsipras llamó a un referéndum en su país para rechazar las medidas de ahorro que le imponía la UE y lo ganó, para poco después dar marcha atrás. “Bend it like Tsipras”, bromeó Stefanos Kassimatis, un columnista del periótico griego Kathimerini. En otras palabras, sugirió a Cameron inspirarse en el ejemplo del gobernante griego y transformar, como por arte de magia, el resultado en su antítesis.

El analista económico Kostas Stoupas no ve sin embargo motivo para la risa. Le preocupan las consecuencias que pueda tener el brexit en la economía griega. “El día después del referéndum, la bolsa de Atenas sufrió una caída mayor que la de Londres o la de Frankfurt. En el lapso de pocas horas perdió más del 10 por ciento y aún no se recupera”, señaló el economista a DW. El gobernador del Banco Central griego, Jannis Stournaras, intenta en cambio propagar confianza. Aseguró que las consecuencias del brexit serían limitadas, por lo menos en lo tocante a las exportaciones, dado que Grecia no tiene de todos modos un comercio muy nutrido con Grecia.

Preocupación por el turismo

Graves consecuencias se temen, en cambio, para el sector del turismo. Más de dos millones de británicos pasan anualmente sus vacaciones en Grecia. Tan solo entre enero y abril, cuando el referéndum sobre el brexit aún parecía distante, llegaron territorio heleno más de 206.000 turistas británicos. Un incremento del 9 por ciento con respecto al año anterior. Si en Gran Bretaña se produjera una recesión o un largo período de incertidumbre, Grecia tendría que prepararse para sufrir cuantiosas mermas en sus ingresos derivados del turismo. Lo mismo sucedería si la libra se debilitara a largo plazo con respecto al euro.

El impacto de una caída significativa del turismo podría incluso poner en peligro el rescate económico de Grecia, según Stoupas. Su explicación: “La puesta en práctica del programa y la expectativa de la Comisión de la UE de que Grecia regrese este año a la senda del crecimiento, presuponen que el turismo aporte importantes impulsos a la economía. Si estos no se producen, habría que sacar las cuentas de nuevo”.

¿Acreedores comprensivos?

Tsipras ha advertido que, tras el voto a favor del brexit, Europa debe cambiar la “austeridad por el crecimiento”. Según el periódico Kathimerini, señaló en Bruselas que, en vista de la amenaza de recesión, “habría que volver a revisar al menos algunos aspectos del programa griego”.

¿Mostrarán comprensión los acreedores? Stoupas cree que el gobierno de Atenas especula con ello, pero no tiene perspectivas de éxito. “Tal expectativa no se ajusta a la realidad. Justamente la dura actitud adoptada frente a los británicos deja de manifiesto que ningún país de la UE puede contravenir las reglas”, advierte el economista. Tampoco Panagiotis Ioakeimidis, profesor de política europea de la universidad de Atenas, ve alternativa al programa de rescate. En conversación con DW, señaló que los socios de la UE se fijarán aún más en que Grecia cumpla los compromisos adquiridos, precisamente porque quieren evitar otras crisis.

Autor: Jannis Papadimitriou (ER/PK)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon