Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El código para distribuir urnas: “Tengo el tupper, ¿dónde quedamos?”

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 01/10/2017
Dos urnas en un colegio de Figueres, Girona © Image LaVanguardia.com Dos urnas en un colegio de Figueres, Girona

“Tengo el tupperware, ¿dónde quedamos?”. Este era el mensaje que recibían a través de una llamada de prepago, los encargados de recoger y custodiar las urnas hasta sus municipios. El mismo sistema para las papeletas, pero con otro santo y seña, “Soy el viajante del papel”.

Concretamente, el plan de distribución del Govern contaba con cinco vías de suministro de urnas y papeletas para cada municipio. Si fallaba una, entraba la siguiente en marcha. El sistema era relativamente rústico, pero efectivo, y permitía trabajar con información fraccionada.

Un almacén, entre Sant Joan Despí y Cornellà guardaba la mayoría de urnas. Un distribuidor a pequeña escala las cargaba y llamaba a través de un móvil de prepago a su contacto en un municipio. Le comunicaba que “ya tenía su tupperware”. “¿Te va bien quedar en 20 minutos?”, añadía a la pregunta.

El lugar de entrega era siempre en lugares cerrados y a través de militantes de los partidos impulsores del referéndum. Las urnas se transportaban con toda discreción en coches particulares hasta el municipio donde se escondían en altillos o sótanos. La entrega de urnas acabó hace apenas una semana.

Por otro lado, ayer se hizo entrega de la mayoría de las papeletas. Procedentes su gran mayoría de Perpinyà, el sistema de reparto fue muy parecido. “Soy el viajante del papel, ¿dónde quedamos?”, era la contraseña. El mismo protocolo para entregar las papeletas en bolsas sin despertar sospecha alguna.

La llegada de las urnas a los colegios electorales

Los ciudadanos que se han acercado este domingo a los colegios electorales habilitados para el 1-O han recibido las urnas entre aplausos o silencios sepulcrales. Desde las 5.00 horas de este domingo centenares de personas se han acercado a los colegios asignados para depositar su voto. Los colegios aún estaban cerrados y las urnas en camino.

Las personas que están en el interior de los colegios están difundiendo por las redes sociales fotografías de las urnas ya preparadas, como por ejemplo en el Colegio Rafael Alberti de Badalona o la Escola Pía Santa Anna de Mataró, entre otros.

En Barcelona, en el CCCB, las urnas han sido recibidas entre vítores, aplausos y gritos de “votarem”.

En la EOI de Drassanes, Barcelona, las urnas todavía no han podido cruzar las puertas del centro. Varios Mossos d’Esquadra las retienen en el interior de un vehículo. Los concentrados han respondido a la acción de la policía catalana con gritos de “votarem”. Finalmente, han abandonado y las urnas han sido trasladadas al interior del centro.

Las dos urnas destinadas al pabellón municipal de Sant Julià de Ramis, el colegio electoral del president de la Generalitat, Carles Puigdemont, han llegado poco antes de las 8.30 horas. Es en ese centro donde se han presenciado los momentos más tensos de la jornada, después de que la Guardia Civil irrumpiera en el centro para requisar las urnas. A las puertas del pabellón, los vecinos habían colocado un tractor para bloquear la puerta.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon