Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El campeón de kick boxing que quiere salvar a los más jóvenes de la droga

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 26/09/2017
El campeón de Kick Boxing Gabriel Sandoval © Image LaVanguardia.com El campeón de Kick Boxing Gabriel Sandoval

Gabriel Sandoval, más conocido como el Halcón de Varela, es uno de los campeones de Kick Boxing más conocidos en Argentina. Pero su vida no ha sido precisamente un camino de rosas. A sus 26 años, este joven reconoce que el deporte le salvó de las adicciones. Consciente de ello, ha decidido predicar con el ejemplo y enseñar a los más jóvenes este deporte de combate japonés, además de los peligros de consumir estupefacientes.

Todo empezó a los 18 años. Durante cinco años de su vida, Sandoval se dedicó a la construcción. En este periodo, además de aprender albañilería, descubrió la cocaína, y su vida se detuvo. “Empecé con la marihuana, después pasé a la cocaína, pastillas y terminé en el paco”. El paco es conocido como una de las drogas más letales de Latinoamérica y de las más baratas.

Pasaba todo el tiempo en la calle y hacía cosas malas. Llegué incluso a estar varios días preso en una comisaría”

Gabriel Sandoval

Campeón de kick boxing

Llegó un punto en el que tocó fondo. “Pasaba todo el tiempo en la calle y hacía cosas malas. Llegué incluso a estar varios días preso en una comisaría”, reconoce. Su adicción le alejaba cada vez más de su familia hasta que un día, mientras preparaba un biberón para su hija Oriana, se dio cuenta de que tenía que hacer un cambio radical en su vida.

Se apuntó a un gimnasio para “entretenerse”. Se lo tomó muy enserio y pasaba allí días enteros con tal de evitar tentaciones externas. “Entrenaba a tres veces por día. Me levantaba a las tres de la mañana, desayunaba avena y me iba al club. Mañana, tarde y noche”, recuerda. Fue allí cuando abrazó como profesión el kick boxing y donde empezó la leyenda del Halcón de Varela.

El campeón de Kick Boxing Gabriel Sandoval entrenando a los más jóvenes © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. El campeón de Kick Boxing Gabriel Sandoval entrenando a los más jóvenes El campeón de Kick Boxing Gabriel Sandoval entrenando a los más jóvenes(Clarín)

Tras mucho entrenamiento, Sandoval se atrevió a presentarse a un campeonato nacional de esta práctica. No tenía dinero, pero los vecinos, consciente de el gran esfuerzo que había hecho al superar su drogadicción, hicieron una colecta y le pagaron el viaje hasta el lugar del combate. Venció y los aficionados le empezaron a conocer y, más tarde, le vieron crecer. “Ver el apoyo de todo el barrio me incentivó”, cuenta Gabriel, que espera trasmitirles eso a sus alumnos.

Actualmente, el Halcón da clases a pequeños y jóvenes que viven en barrios conflictivos. “Ser profesor me hizo más responsable. Me gusta dar clases a los chicos porque siento que están en mi lugar, que no están en la calle, que les doy apoyo. Me gusta que tengan la oportunidad de ver lo bueno que es el deporte y que no se cieguen como hice yo en su día”. Todo un ejemplo de superación.

Me gusta dar clases a los chicos porque siento que están en mi lugar, que no están en la calle, que les doy apoyo

Gabriel Sandoval

Campeón de kick boxing

.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon