Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El candidato uribista denuncia una campaña para desacreditarle

EL PAÍS EL PAÍS 20/05/2014 Silvia Blanco, Elizabeth Reyes L.

El candidato uribista a la presidencia de Colombia, Óscar Iván Zuluaga, se ha visto obligado a dar explicaciones sobre el vídeo en el que aparece hablando con un hácker —detenido hace tres semanas por espiar al equipo de las negociaciones de paz con las FARC—, que se supone que le estaba proporcionando información de inteligencia militar como arma electoral.

Después de una tarde tensa, reunido con su equipo para ver cómo iba a responder, Zuluaga se presentó ante la prensa con un manojo de papeles y flanqueado por su abogado. Se sentó y empezó a leer. Se definió como “un hombre de familia, de firmes convicciones éticas y morales” y reiteró que el vídeo, publicado por la revistaSemana, es un montaje y que no piensa renunciar.

Zuluaga durante la rueda de prensa de este lunes. © Leonardo Muñoz Zuluaga durante la rueda de prensa de este lunes.

Zuluaga aseguró que varios peritos investigan “si el sonido es compatible con la imagen”, y señaló minutajes concretos donde, a su juicio, hay hasta un “corte grosero”. Advirtió en varias ocasiones que la publicación de este vídeo coincide con su ascenso en las encuestas de intención de voto y anticipó que “pueden surgir nuevas trampas y vídeos para socavar nuestra campaña, porque uno va a una reunión con la mejor buena fe y no piensa que le van a hacer infiltraciones”, dijo.

Horas más tarde de su declaración ante los medios, el periódico colombiano El Tiempo difundió el contenido completo de la reunión grabada del candidato uribista con el pirata informático, con una duración de más de 20 minutos. En el vídeo, Zuluaga trata con familiaridad al hacker e incluso le pregunta por su familia.

A menos de una semana para las elecciones, la campaña electoral se ha convertido en un cruce de acusaciones de espionaje y en una hilera de escándalos que acentúan la polarización sobre el diálogo con la guerrilla de las FARC. Las propuestas en educación o en sanidad han quedado arrinconadas por el ruido de los insultos y las acusaciones.

A la presión política sobre Zuluaga para que explicara su presencia en el vídeo por qué había dicho que apenas conocía al hacker —cuando en las imágenes se ve que estuvo en su oficina al menos una vez, como admitió el lunes—, se suma la derivada judicial de esta campaña ya inmersa en una enrevesada guerra sucia. Por la mañana, la emisora La Fm reveló que un informático  español fue quien grabó el vídeo.

El diario El Tiempo lo identificó como Rafael Revert, y se entregó a las autoridades colombianas el jueves pasado. Según su testimonio, llegó a Colombia contratado por el hacker a través de Skype y este habría asumido los costos de su traslado a Bogotá para que apoyara la campaña de Zuluaga en temas de seguridad informática. Con el paso de los días, empezó a darse cuenta de las actividades ilegales del hacker que trabajaba en la campaña de Zuluaga, decidió guardar información, como vídeos, audios y fotografías.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon