Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El castigo de una universidad a los alumnos que llegan tarde: copiar 1.000 emoticonos

El Confidencial El Confidencial 27/04/2016 Rubén Rodríguez
© Proporcionado por El Confidencial

'No volveré a hablar en clase, no volveré a hablar en clase, no volveré...'. ¿Se acuerdan de aquellos castigos de su niñez en el colegio, en el que el/la profesor/a le dejaban sin recreo pidiéndole que copiará 1.000 veces en un papel un determinado mensaje en relación a la 'trastada' cometida? Pues bien, en pleno 2016 estas sanciones escolares siguen llevándose a cabo... aunque un profesor chino ha sido capaz de adaptarlas a los tiempos que corren.

Gu Huanmeis es un profesor de la Universidad de Ciencia Electrónica y Tecnología de Chengdú, que se encuentra en el sudoeste de China. Cansado de las actitudes de algunos de sus alumnos en clase, decidió llevar a cabo un curioso método de castigo. Todo aquel estudiante que no llegara puntual al inicio de sus clases, se vería obligado a 'pagar' por ello. ¿Cómo? Escribiendo en un folio en blanco, ni más ni menos, que mil emoticonos diferentes.

Este profesor tiene diseñado un manual con miles y miles de estas representaciones gráficas, del que hace entrega al alumno castigado cuando llega tarde a su aula. El estudiante ya sabe que al día siguiente debe acudir a clase con trabajo extra, al tener que copiar en un folio en blanco sus mil emoticonos: bien puede hacerlo copiando de la guía que le ofrece el docente o, por otro lado, diseñarlos por su cuenta. El objetivo es que el folio cuente con las representaciones.

Una de las imágenes del ejemplar castigo en una universidad china (FOTOS: Weibo). © Externa Una de las imágenes del ejemplar castigo en una universidad china (FOTOS: Weibo).

Según ha explicado el profeson Huanmeis en la red china 'Weibo', la idea no es otra más que ofrecer un castigo constructivo a sus estudiantes. No sólo se trata de tratar de hacer ver a los jóvenes la necesidad de que sean puntuales sino, sobre todo, que esta sanción no sea sólo una cuestión de escritura mecánica: "Se trata de un método ingenioso que les obligue a concentrarse en cada trazo y que les haga ejercitar su cerebro para incorporar nuevos conocimientos".

Las imágenes de los castigos a los alumnos no han tardado en filtrarse en las redes sociales, donde buena parte de los castigados publicaron los ejercicios que se vieron obligados a hacer. Filas y filas interminables de caracteres de escritura formadas por emoticonos llenaron las redes: unos más originales, otros mucho más sobrios pero que, desde luego, han dado lugar a que se haga viral una original forma de castigar la impuntualidad de los universitarios.

Curiosamente, no es la primera vez que la Universidad de Ciencia Electrónica y Tecnología de Chengdú cuenta con un castigo fuera de lo común. En octubre del año 2015, el mismo centro universitario se hizo famoso después de que un estudiante subiera en las redes la sanción impuesta por mal comportamiento: copiar 1.000 veces el carácter chino щ(ಠ益ಠщ), que cuenta con 56 trazos -realmente complejo- y sirve para denominar un tipo de sopa.

MÁS EN MSN:

- ¿Cómo será la nueva Selectividad?

- Las 28 carreras con más salida en Estados Unidos

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon