Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Celta golea y enmudece Ipurúa

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 24/09/2017 EFE
Kike García intenta controlar el balón durante un partido del Eibar. © Javier Etxezarreta Kike García intenta controlar el balón durante un partido del Eibar.

El Celta firmó una contundente goleada (0-4) en su visita al Eibar, la segunda consecutiva que sufre el equipo vasco, en un duelo que el conjunto gallego sentenció en la primera parte con tres goles a balón parado. El Celta va hacia arriba, mientras que el Eibar debe buscar alguna solución tras haber encajado diez goles en los dos últimos partidos de Liga.

Tras unos primeros minutos de tanteo, por momentos pareció que el Eibar se hacía con las riendas del encuentro, pero el Celta no tardó en asestar el primer golpe y una falta lanzada en el minuto 17 por Pione Sisto fue cabeceada a la red por Cabral (0-1). Pocos minutos después se repitió la historia. Una falta desde un lugar similar fue botada por el mismo protagonista y el balón se coló mansamente en la portería de Dmitrovic tras rozarlo ligeramente Sergi Gómez.

El Eibar debía buscar una remontada heroica prácticamente desde el primer cuarto de partido y Escalante mandó un balón al palo antes de la media hora, haciendo creer a la hinchada local que el milagro era posible.

Kike García pudo marcar a pase de Escalante, pero su disparo en un mano a mano con el guardameta rival se marchó cruzado muy cerca de la portería celtiña, a la vez que Mendilibar daba entrada a Enrich en sustitución de Inui para buscar el remate que estaba faltando a su equipo hasta ése momento.

Pero el efecto logrado fue el contrario, ya que el Celta enmudeció totalmente a Ipurua con el tercer gol en el minuto 37, marcado por Tucu Hernández a la salida de un córner. Tres goles a balón parado que sentenciaron el partido.

El Eibar intentó la proeza desde el primer minuto de la segunda parte y Gálvez cabeceó fuera por poco un centro desde la derecha. El corazón podía más que la cabeza en los eibarreses, mientras que los gallegos manejaban su renta sin demasiados apuros.

A medida que avanzaban lo minutos, el Eibar iba perdiendo la poca fe que aún podía guardar en pos de la remontada y el Celta marcó el cuarto tanto tras un buen centro de Aspas desde la banda derecha que Wass remató a la red. Al Eibar sólo le quedaba buscar el gol del honor, como hizo en el Camp Nou, pero no lo consiguió.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon