Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El centrista Shitrit sorprende y disputará al candidato del Likud, Rivlin, la Presidencia de Israel

El Mundo El Mundo 10/06/2014 SAL EMERGUI

La identidad del presidente de Israel se decidirá esta tarde en la segunda vuelta de la votación de la Knesset. Reuven Rivlin -candidato del Likud aunque no de su líder y primer ministro, Benjamin Netanyahu- y el ex ministro centrista Meir Shitrit han dejado atrás a la ex presidenta del Parlamento, Dalia Itzik, el Premio Nobel de Química (2011), Dan Shechtman, y la ex jueza del Tribunal Supremo, Dalia Dorner.

Shitrit -ex ministro y actual diputado del partido centrista Hatnuah de Tizpi Livni- es la gran sorpresa al obtener 31 votos en la primera vuelta. Su rival y el aún favorito, Rivlin ha obtenido 44. Pero el voto asegurado de numerosos diputados de la izquierda a favor de Shitrit, conocido defensor del proceso de paz con los palestinos, puede provocar la noticia menos esperada: Shitrit, nuevo presidente. "En estas elecciones, es pecado dar un pronóstico pero somos optimistas", afirman en su entorno a ELMUNDO.ES

¿La oración por la paz en el Vaticano? ¿El nuevo Gobierno palestino formado por Al Fatah y Hamas? ¿La enésima disputa ideológica en la coalición de Netanyahu? Desde hace semanas, tras una polémica y accidentada carrera electoral.

Poniendo fin a los siete años de mandato de Simon Peres, la Knesset elige a su sucesor para un cargo con mucho valor simbólico y representativo pero vacío de poder ejecutivo. Tras la era del nonagenario estadista e "internacional" Peres, el décimo presidente en la historia de Israel se centrará básicamente en asuntos internos.

Intrigas

© Proporcionado por elmundo.es

Los diputados más veteranos no recuerdan unas elecciones tan polémicas. Una intriga política y policiaca. El último episodio lo protagonizó el candidato del partido laborista, Benjamin Ben Eliezer. Este fin de semana, no tuvo más remedio que renunciar a su sueño al ser interrogado en un supuesto caso de corrupción. El que fuera ministro de Defensa y líder laborista era el principal rival del ex presidente del Parlamento, Rivlin. Hace siete años, este destacado símbolo del sector liberal del Likud perdió ante Peres y hoy puede hacerlo ante el más anónimo Shitrit.

De los siete candidatos potenciales, quedaron cinco. El primero en descolgarse de la carrera fue el ministro Silvan Shalom (Likud). Este experto político renunció incluso antes de convertirse en candidato oficial debido a la denuncia de una mujer que le acusó de acoso sexual en los 90. Aunque la investigación se cerró por falta de pruebas y Shalom reitera que es inocente, no se presentó ante la falta de apoyo de Netanyahu.

"No recuerdo unas elecciones presidenciales con tantas sombras y noticias negativas. Precisamente el cargo de 'ciudadano número 1' debe basarse en la honestidad y credibilidad", afirma el presidente del Parlamento, Yuli Edelstein.

El protagonismo de Netanyahu

Netanyahu es uno de los grandes protagonistas de estas elecciones. Primero, intentó anular la institución presidencial. Después, quiso aplazar las elecciones y al final buscó desesperadamente un candidato que venciera a Rivlin. Aunque ambos pertenezcan al mismo partido, Netanyahu y Rivlin mantienen una pésima relación.

Cuando se convenció de que no había alternativa posible, Netanyahu dio su apoyo público a su compañero del Likud. La creencia general en la Knesset es que en la soledad de la urna no votará a Rubi. Decisión complicada. Por un lado, no desea una estrepitosa derrota del Likud pero por otro no llorará ante el fracaso de Rivlin.

Netanyahu y su esposa Sarah no se llevan bien con Rivlin y recuerdan con amargura su época como presidente del Parlamento. Entonces se negó a ser "dócil" con la coalición y en más de una ocasión apoyó las demandas de la oposición. Su primera visita como presidente fue a la ciudad árabe de Um Al Fajem. Diputados árabes y de izquierda votarán a Rivlin que, más allá de su humor y pasión por su ciudad natal Jerusalén, es conocido por su encendida defensa de los principios democráticos.

Shitrit y Rivlin lo tendrán muy difícil. Los cinco aspirantes coinciden:"Sustituir a una figura del calibre de Peres es imposible".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon