Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El chavismo acusa a Leopoldo López de liderar una conspiración para derribar a Maduro

Logotipo de El Mundo El Mundo 03/10/2017
© Proporcionado por elmundo.es

El gobierno venezolano acusa al preso político Leopoldo López de encabezar una conspiración para derrocar a su gobierno, cuando solo faltan 12 días para la celebración de las elecciones regionales, en las que se elegirán a 23 gobernadores.

Se trataría de un exótico plan para colapsar servicios bancarios y eléctricos, incluso la distribución de gasolina, cuyo objetivo sería levantar al pueblo. Casualmente, Venezuela ya vive una voraz crisis económica, que afecta a la distribución del combustible, que suma miles de apagones y que en estos días revive las dificultades para conseguir dinero en efectivo.

El vicepresidente Tareck El Aissami también ha acusado de participar en el compló al policía Óscar Pérez, que se hizo famoso en mayo tras atacar la sede del Tribunal Supremo desde un helicóptero. El dirigente revolucionario afirmó en cadena obligatoria de radio y televisión que las autoridades detuvieron al "operador" de ese plan, Manuel Chacín, supuesto miembro de Voluntad Popular, partido de López. La Policía le acusa de portar siete artefactos explosivos en el momento de su detención.

El Aissami hizo público un vídeo con la supuesta confesión de Chacín, quien según el vicepresidente se comunicaba por mensajes de texto con el "Rambo" Pérez, para planificar el "derrocamiento". Su otro interlocutor sería el líder de Voluntad Popular, con quien "intercambiaba" llamadas telefónicas. López está bajo arresto en su domicilio, custodiado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

En el vídeo, Chacín asegura que el policía le pidió informar a los "muchachos de la resistencia" (jóvenes opositores del ala más radical) que se había creado un movimiento de liberación llamado Equilibrio Nacional.

"La orden era desactivar cajeros con una tarjeta y pega loca (pegamento), que se le deposita en la ranura. Un grupo tiene previsto atacar las estaciones de servicio cortando las mangueras para lograr un estallido social", señala el detenido en ese documento audiovisual.

Los planes de conspiraciones, complós, magnicidios y atentados, ninguno de ellos demostrado, son un clásico desde que el "hijo de Chávez" llegase al poder en 2013. Incluso se han repetido dos veces antes de unas elecciones. En este último también se incluían, como en buen número de los anteriores, ataques contra dirigentes opositores para simular, según El Aissami, que se trataba de organismos revolucionarios.

"Hay dirigentes del más alto nivel de la oposición involucrados en un plan para atentar contra servicios eléctricos, servicios de prestación de gasolinería y servicios de agua", adelantó el primer mandatario, antes de partir a una minigira internacional que concluirá en Moscú.

"Esta derecha es violenta y fascista y detrás de ellos, ¿quién está?", se preguntó Maduro en su denuncia pública. "El imperialismo norteamericano, la embajada gringa", se contestó a sí mismo.

LO MÁS VISTO EN MSN


-El régimen chavista detuvo a siete personas por la divulgación de la foto de mujeres dando a luz en una sala de espera que indignó a Venezuela

-Pesos pesados del chavismo, elegidos para la Constituyente de Venezuela


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon