Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El coche autonómo de Google provoca su primer accidente

El Confidencial El Confidencial 01/03/2016 Rubén Rodríguez

Desde este martes, Google se enfrenta a un problema que, hasta la fecha, no había tenido que asumir: las responsabilidades relacionadas con el primer accidente provocado por su vehículo autónomo. Ocurrió el pasado 14 de febrero en Mountain View (California), cuando este pequeño vehículo colisionó contra un autobús de pasajeros, dando lugar a un choque en el que no hubo heridos pero que sí tuvo el suficiente peso como para convertirse en noticia.

La propia Google ha sido la encargada de asegurar que tiene "alguna responsabilidad" en lo sucedido, asegurando que ya ha empezado a tomar algunas decisiones, entre las que destaca el ajuste de su software para evitar que vuelva a suceder algo parecido. "Se tiene claramente algo de responsabilidad, porque si el coche no se hubiera movido, no se habría producido la colisión", confiesa Google en un comunicado emitido.

Todo sucedió cuando el vehículo autonómo circulaba a menos de 5 kilómetros por hora, mientras que el autobús lo hacía a unos 25 km/h. El Lexus RX450h circulaba por su carril, cuando detectó delante de él unas bolsas de arena cerca de un colector de aguas pluviales. Tras detenerse y dejar pasar varios coches, el vehículo autonómo entendió que era el momento de reiniciar la marchar cambiando de carril, momento en el que impactó contra el autobús.

© Proporcionado por El Confidencial

"Nuestro piloto probador cree que el autobús iba a detenerse o reducir la velocidad para dejar a nuestro vehículo incorporarse, pero no había espacio para ello", asegura Google. El vehículo sufrió daños en el guardabarros delantero izquierdo, la rueda delantera izquierda y un sensor del conductor, mientras que el autobús no sufrió más que un simple arañazo. Y es que el coche de Google impactó contra la zona flexible del autobús articulado.

Hasta el momento, se habían registrado varios incidentes con vehículos autonómos, pero éste es el primero conocido en el que es el propio coche el culpable del accidente. Para evitar que en el futuro vuelva a ocurrir algo similar, Google ya ha anunciado cambios en su software que sirven "para que los coches autonónomos se entiendan mucho mejor con autobuses y con vehículos de gran tamaño, que son menos propensos a ceder el paso".

Este hecho provoca que haya vuelto a surgirel debate sobre la capacidad de los vehículos autonómos para circular por sí solos, sin un piloto que los guíe y se haga cargo de los mandos cuando lo considere oportuno. Lo cierto es que se ha tratado de un incidente menor que no ha tenido mayor recorrido y que Google seguirá trabajando con el objetivo de seguir perfeccionándolo y, en un día no muy lejano, ponerlo a disposición del usuario.

El coche autónomo de Google sufre su primer accidente (Reuters). © Reuters El coche autónomo de Google sufre su primer accidente (Reuters).
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon