Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El cocinero Darío Barrio muere en Jaén cuando practicaba salto base

EL PAÍS EL PAÍS 06/06/2014 Ginés Donaire

El cocinero madrileño Darío Barrio (1972), figura de la nueva cocina madrileña y que logró popularidad en 2005 por su participación en el programa de televisión de Cuatro Todos contra el chef, murió a última hora de la tarde de ayer en un accidente durante la inauguración del Festival Internacional del Aire (FIA), uno de los más importantes de este género en Europa y que se celebra en Segura de la Sierra (Jaén).

El suceso se produjo durante una exhibición de la modalidad de paracaidismo llamada salto base. Este deporte consiste en saltar al vacío desde un objeto fijo y no desde una aeronave en vuelo. A Barrio no se le abrió el paracaídas que llevan los participantes y se precipitó a la falda del castillo de Segura de la Sierra, informaron fuentes de la organización.

Este festival rendía precisamente homenaje al deportista Álvaro Bultó, que murió en agosto de 2013 mientras practicaba salto base con traje de alas (wingfly) en los Alpes suizos.

Fallecido con 42 años, Barrio era muy aficionado a los deportes. Era el propietario y chef del restaurante Dassa Bassa, en Madrid, del que acababa de celebrar su décimo aniversario. El local de Dassa Bassa, en el barrio de Salamanca, era una antigua carbonera del siglo XIX restaurada por sus hermanos Héctor y Silka. Barrio fue pionero del boom que viven los programas de cocina en España.

Padre de dos hijos, Barrio tuvo claro desde los 14 años que quería dedicarse a los fogones. Formado en la Escuela de Hostelería, trabajó en prestigiosos restaurantes de Madrid, San Sebastián, Girona, Burdeos, Londres y Zúrich.

En la competición acrobática en la que Barrio perdió la vida participaban 13 de los mejores pilotos de parapente del mundo, que se lanzaron desde la torre del homenaje del castillo para llevar a cabo una serie de maniobras muy arriesgadas y sólo al alcance de pilotos del máximo nivel. Varios testigos han señalado que durante toda la jornada sopló un fuerte viento que desaconsejaba el vuelo en esta zona del parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas. 

A pesar del suceso, desde la organización del festival se aseguró que durante el fin de semana continuarán celebrándose las pruebas previstas en un evento que acoge a más de 15.000 personas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon