Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El consumo y el gasto público impulsan la economía española en el primer trimestre

El Mundo El Mundo 29/05/2014 EL MUNDO, SERVIMEDIA

El consumo de los hogares impulsó el avance del Producto Interior Bruto (PIB) en el primer trimestre del año, tras aumentar un 0,4%, según los datos hechos públicos este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que coinciden con el hace un mes.

Si bien, el órgano dependiente del Ministerio de Economía revisa, y a la baja, es el aumento en tasa interanual, y lo sitúa ahora en el 0,5% en lugar del 0,6% previsto anteriormente. En cualquier caso, es siete décimas superior a la del trimestre anterior, como consecuencia de una mayor aportación de la demanda nacional al crecimiento agregado, contrarrestada parcialmente por una contribución negativa del sector exterior.

Si se analiza el crecimiento anual del PIB español en el primer trimestre respecto al mismo periodo de 2013 desde la óptica del gasto, se observa una contribución mayor de la demanda nacional (0,7% frente a -0,6% en el trimestre anterior) y una aportación negativa de la demanda externa (-0,2% frente a 0,4%).

De este modo, tanto el gasto en consumo final como la inversión en capital fijo presentan una variación anual mayor en el primer trimestre de 2014 respecto al trimestre precedente. Así, el gasto en consumo final de los hogares mostró un avance de del 1,6%, nueve décimas superior al del cuarto trimestre de 2013. Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas presenta una variación anual del -0,2%, tres puntos y tres décimas superior a la del trimestre precedente.

Junto a ello, la formación bruta de capital fijo modera su descenso en seis décimas en el primer trimestre, pasando del -1,7% al -1,1%. Atendiendo a los distintos tipos de activos, los materiales presentan una tasa del -1,7%, ocho décimas menos negativa que en el trimestre precedente.

Los datos ponen de manifiesto que la demanda de activos de bienes de equipo registró un crecimiento del 11,3% en este trimestre, frente al 9,6% del trimestre anterior. El ritmo de aumento de la inversión en activos de equipo de transporte (17,0%) es más intenso que el registrado por la inversión en maquinaria (8,8%).

La inversión en activos de Construcción aumenta una décima su decrecimiento, pasando del -8,6% al -8,7%, como consecuencia de la evolución tanto de la inversión en vivienda como en ingeniería civil y otras construcciones.

Sector exterior

Por el lado de la demanda, la contribución exterior neta desciende en seis décimas respecto a la registrada en el trimestre anterior (-0,2% frente al 0,4%).

Tanto las exportaciones como las importaciones presentan tasas anuales superiores a las del trimestre precedente, si bien la mejoría es más acusada en el caso de las importaciones.

Las exportaciones de bienes y servicios aumentan cuatro puntos y cuatro décimas su crecimiento, pasando del 3,7% al 8,1%. En el caso de los bienes, se observa una aceleración de tres puntos y tres décimas (del 4,3% al 7,6%), como consecuencia de un aumento del ritmo de crecimiento del flujo de bienes a los países que pertenecen a la Unión Europea.

Por su parte, las importaciones de bienes y servicios aceleran en seis puntos y seis décimas su ritmo de crecimiento (del 2,7% al 9,3%), en sintonía con la evolución de la demanda.

En cuanto a la oferta, todas las ramas de actividad, excepto la Construcción y las Actividades profesionales, presentan un mejor comportamiento anual respecto al registrado en el trimestre precedente. Así, el valor añadido bruto de las ramas industriales anotó un crecimiento cuatro décimas superior al estimado en el trimestre anterior, pasando del 0,3% al 0,7%.

En lo que se refiere a la industria manufacturera, el incremento es cinco décimas mayor (del 1,2% al 1,7%), en línea con la evolución positiva de la demanda nacional de este tipo de bienes. De acuerdo con la evolución del empleo en la rama de la Construcción, el valor añadido bruto de este sector empeora en siete décimas su evolución, desde el -7,7% al -8,4%.

Empleo

En materia de empleo, en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, la variación trimestral fue del 0,1%, similar a la experimentada en el trimestre anterior. En términos anuales, el empleo modera su decrecimiento en un punto y tres décimas, hasta el -0,3%. Esto supone una reducción neta de aproximadamente 55.000 empleos equivalentes a tiempo completo en un año. Con ello, la variación anual de las ramas primarias es del 8,7%, nueve puntos y tres décimas superior a la del trimestre anterior.

Por su parte, la Industria registra una variación del -2,8% frente al -4,8% del cuarto trimestre. En el caso de la Construcción, dicha tasa es del -9,1%, un punto y tres décimas inferior a la del trimestre precedente. Por último, el empleo de los Servicios mejora nueve décimas su registro anterior, situándose en el 0,3%. Así, la menor contracción del empleo ocupado se mantiene también en el empleo asalariado, cuya tasa de variación pasa del -1,9% al -0,3%.

Por su parte, el empleo no asalariado registra en el primer trimestre una tasa del -0,9%, seis décimas por debajo de la registrada en el trimestre precedente (-0,3%). Los datos del INE ponen de manifiesto que el número de horas efectivamente trabajadas por las personas ocupadas pasa de una tasa de variación anual del -0,6% al 0,1% durante el primer trimestre. Por otra parte, la jornada media a tiempo completo disminuye en siete décimas, pasando del 1,1% al 0,4%.

Rentas

Por último, en lo que respecta a la distribución primaria de las rentas, la remuneración de los asalariados pasa del 0,8% al -0,3%. Este resultado es consecuencia del aumento de un punto y seis décimas en la tasa del número de asalariados (del -1,9% al -0,3%) y de la disminución en 2,8 puntos de la remuneración media por asalariado (del 2,7% al -0,1%).

El crecimiento del coste laboral por unidad de producto se sitúa en el -0,9%, tres décimas por debajo del deflactor implícito de la economía (-0,6%). Por tanto, el excedente de explotación bruto aminora su decrecimiento en dos puntos, pasando del -2,4% al -0,4%.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon