Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El debilitamiento de salud del Rey que precipitó el fin un reinado

La Vanguardia La Vanguardia 02/06/2014 null

Barcelona. (Redacción).- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado esta mañana la decisión del Rey de abdicar al trono, algo que él mismo comunicará a la nación en las próximas horas. El Monarca se ha visto aquejado por un largo proceso de debilitamiento de su salud en los últimos años por lo que estudiaba desde hacía tiempo la posibilidad de ceder el trono al Príncipe Felipe.

La salud del monarca se ha ido deteriorando mucho en los cuatro últimos años. El Rey Juan Carlos ha sido operado ocho las veces –o ha pasado por el taller, como a él le gusta llamarlo-, en los últimos tres años aunque previamente –a lo largo de su vida- había sido intervenido en cinco ocasiones más. En total ha sido operado trece veces. En 1954 fue intervenido de apendicitis, en 1981 de las herdidas producidas por un accidente mientras practicaba squash y se precipitó contra un cristal, en 1985 fue operado de fibrosos por una fisura en la pelvis debido a una caída esquiando, en 1991 fue intervenido de la rodilla derecha tras chocar con un esquiador y en 2001de varices en una pierna.

En 2010, en Barcelona, para extirparle un nódulo pulmonar descubierto en un chequeo rutinario. Tras la intervención, el príncipe afirmaba que "es imparable" y que "pronto" se le vería renovado. Y a partir de ahí su evolución, sin embargo, nunca ha sido del todo completa. En 2011 entró al quirófano por una tendinitis y para colocarse una prótesis en la rodilla, una operación que duró tres horas y fue un éxito. En ese punto las muletas se convirtieron en un complemento inseparable para Juan Carlos, además, de última generación, con amortiguadores, luz y claxon. El Rey asistía a sus actos de agenda con sus flamantes muletas y poco a poco se le iba viendo más recuperado hasta que, tan sólo tres meses después, se rompió el tendón de Aquiles.

En 2012 fue sin duda el peor año para Don Juan Carlos ya que su calidad de vida se vio bastante deteriorada por complicaciones con su cadera. Se operó tres veces. La intervención más polémica fue la que se hizo en la cadera derecha para colocarse una prótesis debido a una caída en un viaje a Botsuana para cazar elefantes. El Rey tuvo que comparecer públicamente para pedir perdón con el ya famoso:"Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir".

Don Juan Carlos tuvo que volver a pasar por quirófano para ser intervenido siete meses después para reducir una luxación en la cadera recién operada provocada por un movimiento durante una reunión en Zarzuela. En este mismo año le implantaron una prótesis en la cadera izquierda en el Hospital San José de Madrid debido a una artrosis.

Después de esa intervención el monarca volvió al quirófano el 3 de marzo de 2013 para operarse de una hernia discal en la columna lumbo-sacra que ya sufría desde hacía años y se le complicó en los últimos meses. Después del verano parecía que volvía renovado, más delgado y sin muletas, pero poco después las recuperó. La última vez que don Juan Carlos entró en quirófano fue el 24 de septiembre de 2013 para ser operado por una infección en la zona de la prótesis de su cadera izquierda.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon