Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El derecho a consulta de Madina

EL PAÍS EL PAÍS 15/06/2014 Juan Mari Gastaca
El aspirante a secretario general del PSOE, Eduardo Madina, en Bilbao. © Alfredo Aldai El aspirante a secretario general del PSOE, Eduardo Madina, en Bilbao.

Nicolás Redondo Terreros asistía en 2000 como secretario general del PSE-EE en el Palacio Villa Suso de Vitoria al congreso de las Juventudes Socialistas de Euskadi (JSE) que debía elegir al sustituto de su líder, Mikel Torres, al dejar su cargo después de diez años. Eduardo Madina (Bilbao, 1976), como secretario de Política Institucional, leyó un discurso de significativa carga política. De hecho, abogó por el derecho del País Vasco a la consulta para decidir su futuro. Redondo Terreros se revolvió en su asiento, según recuerda uno de los asistentes. Pocos meses antes ETA había asesinado en la capital alavesa al dirigente socialista Fernando Buesa. Los jóvenes seguidores del ala encarnada por Carlos Totorica tampoco se sintieron reflejados, pero un amplio grupo de nuevos afiliados de las JSE creyeron ver en el “valiente discurso de Madina” una “organización dinámica”, aunque ahora ya están alejados de la dirección del PSE-EE.

Daniel Díez, que en 2009 se convirtió en jefe de gabinete del lehendakariPatxi López, fue elegido secretario general de las Juventudes Socialistas manteniendo así el permanente control de los vizcaínos, pero en el congreso todos entendieron que Madina “se había encumbrado” por el contenido de su análisis. Precisamente Madina fue nombrado líder de las JSE en 2002, meses después de sufrir un atentado de ETA y antes de iniciar su trabajo como asesor en el Parlamento europeo.

Esta posición tan diáfana y arriesgada de Madina dentro del pensamiento de la familia del socialismo vasco, aturdido entonces por las sacudidas del terrorismo, contrasta con quienes sostienen dentro del PSE-EE que el aspirante a la secretaria general del PSOE “no se moja, está poco significado”. Desde esta posición crítica hay quien subraya que “no conozco un debate profundo en el que haya participado marcando una posición nítida”. En círculos del Congreso lo atribuyen a que “secunda la versión oficial y siempre se muestra muy aséptico”. Esta posición le ha podido valer a Madina su reconocimiento primero con Zapatero y luego con Rubalcaba. “Da una imagen de joven emergente, con muy buena cabeza, procedente de un sitio emblemático como Euskadi, ha sufrido un atentado de ETA...”, reconocen en el círculo más próximo al trabajo diario de los diputados socialistas.

No obstante, entre dirigentes y cargos institucionales de su generación lo niegan. “Una cosa es la lealtad que Madina tiene desde el cargo de secretario general del grupo parlamentario y otra cosa es que si le preguntas personalmente por el tema que quieras, te da la respuesta”, afirma una senadora. Incluso, hay quien recuerda la posición de “negociar con ETA” como vía para el final de la violencia “desde su crítica más nítida contra los terroristas”.

“Si gana, Edu acabará contando con Patxi”. aseguran en el socialismo vasco

“Madina se ha posicionado con artículos y todavía recuerdo algunos en EL PAÍS y es en el papel donde queda reflejado el pensamiento de cada uno”, recuerda uno de sus compañeros en las Juventudes Socialistas donde compartían actividad Rubén Mateos, Yolanda Vicente, Natalia Rojo, Oscar Rodríguez, Lore Suárez y poco después denis Itxaso, entre otros. Pero es un hecho que no aúna voluntades sobre todo en el sector del socialismo más próximo a las cúpulas. Para un veterano dirigente la razón estriba en que “Madina no ha hecho vida de partido aquí, la ha hecho en Madrid”.

Pero los compañeros de Madina precisan que “una cosa es la obligación que le lleva a estar mucho tiempo en Madrid” y “otra que siempre está hablando de Bilbao, del Athletic, de los temas de Euskadi porque siente mucho cariño por su tierra”, dice una de sus amigas y colaboradoras en la campaña de captación de avales para certificar su aspiración a la secretaría general del PSOE, que inició ayer en la capital vizcaína.

En el socialismo vasco nadie ha recibido “públicamente” hasta ahora a ninguno de los oponentes de Madina en la carrera iniciada ayer. “Deben creer que al ser de aquí no van a tener apoyos, pero son unas elecciones muy distintas de las que hemos tenido hasta ahora porque ya no tiene peso lo que decidan o marquen los delegados sino el voto de cada militante”, asegura un miembro de la dirección del PSE-EE, donde se quiere dar una imagen aséptica.

A su vez, hay más de uno que interpreta esta neutralidad como una posición de alejamiento una vez que Patxi López se ha descartado de la carrera por el liderazgo del PSOE. “Han sido dos años donde todas las posiciones sobre dispersión, política vasca, autogobierno se tomaban pensando en no molestar la imagen de López hacia Madrid porque se creía que apostaba por irse y así hemos ido pactando con unos y con otros dando la imagen de que nadie nos ha entendido, para que ahora estemos así”, dice con cierta amargura un cargo institucional del PSE-EE, preocupado por el bajo pulso de este partido donde “no existe debate interno”.

Esta voz crítica se une a las que mantienen, desde posiciones mucho más próximas a la dirección, que “el futuro de Patxi López está en Madrid”. A esta conclusión llegan en función del apoyo estratégico que Susana Díaz ha exhibido con el todavía secretario general de los socialistas vascos y a quien impulsaría en la composición interna del PSOE tras el congreso. “Andalucía hará valer su peso con gente de la confianza de Susana Díaz y López puede ser uno de ellos”, añaden estas mismas fuentes, quienes apuntan, incluso, hacia el cargo de secretario de organización por el conocimiento que dispone sobre el partido a nivel interno.

En todo caso hay quien hace una lectura mucho más próxima: “Si gana, Edu acabará contando con Patxi”. No obstante, en el círculo más íntimo a Madina, donde se cruzan cargos y militantes de base, se recuerda que “no hay que confundir la relación personal con la relación política” al hablar de las vidas paraleas entre “la amistad” y “el tiempo” de cada uno en el PSOE.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon