Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El detenido por la matanza de Bruselas es un yihadista francés fichado por la policía

EL PAÍS EL PAÍS 01/06/2014 Miguel Mora, Ignacio Fariza

La policía francesa detuvo el viernes en Marsella (sur de Francia) a un hombre sospechoso de haber asesinado a cuatro personas en el Museo Judío de Bruselas (Bélgica) el pasado 24 de mayo, según informa AFP citando fuentes judiciales. El arrestado, un ciudadano francés de 29 años nacido en Roubaix (norte del país), identificado como Nemmouche Mehdi, portaba un fusil kalashnikov y un revólver cargado que se ajusta a las características del material empleado en el ataque al museo belga. Ha sido detenido en la estación de autobuses Saint-Charles bajo los cargos de asesinato e intento de asesinato. La justicia belga ya ha pedido su extradición.

Imagen de un vídeo de seguridad del atentado en el Museo Judío de Bruselas. © Proporcionado por El Pais Imagen de un vídeo de seguridad del atentado en el Museo Judío de Bruselas.

El presunto asesino era un viejo conocido de los servicios de seguridad franceses. Había sido fichado por la Dirección General de Seguridad Interior después de una estancia en Siria que duró, según informa Le Monde, desde el principio de 2013 hasta marzo de 2014. Antes de eso, el sospechoso había sido condenado en 2009 por robar un supermercado en Tourcoing, cerca de la frontera belga, y por otros delitos posteriores. El detenido estuvo en la cárcel hasta enero de 2013 y nada más salir se marchó a Siria, lo que sugiere que conectó con grupos yihadistas durante su estancia en prisión.

En el momento de la detención, el presunto autor del cuádruple asesinato de Bruselas se encontraba en un autobús que cubre la ruta Ámsterdam-Marsella y portaba, además de los fusiles, munición, una gorra similar a la que llevaba puesta el francotirador y una cámara portátil, tipo GoPro, lo que confirmaría las informaciones que evocaron que el asesino llevaba una cámara en la bandolera de una mochila. Mehdi se encuentra bajo custodia policial desde su arresto, el viernes a mediodía. Su detención puede durar, según la ley francesa, 96 horas o 140 si los investigadores detectan una amenaza terrorista inminente.

En el ataque al Museo Judío de la capital belga, que se produjo pocas horas antes de que abriesen los colegios electorales para los comicios federales y europeos, falleció una pareja de nacionalidad israelí –de nombre Emanuel y Miriam Riva–, una mujer francesa y un joven belga de 24 años, según informó la Fiscalía de Bruselas. Minutos después del suceso, el Gobierno del país elevó el nivel de seguridad hasta el nivel cuatro en una escala de cinco. El Ejecutivo también decidió reforzar la seguridad en varias sinagogas y edificios judíos de la capital belga.

Esta mañana, el presidente de la República, François Hollande, ha subrayado que el supuesto asesino había sido detenido “en cuanto puso un pie en Francia”, y ha felicitado a la policía por su eficacia. Hollande ha confirmado que el hombre había hecho la guerra en Siria, y ha prometido que Francia “perseguirá a esos yihadistas para evitar que, al volver de una lucha que no es la suya ni la nuestra, nos puedan hacer daño. Los combatiremos, los combatiremos, los combatiremos”, ha afirmado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon