Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El director de la Bienal de Flamenco dimite tras dos meses en el cargo

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 28/09/2017 Raúl Limón
José Luis Ortiz Nuevo, en una imagen de archivo. © Julián Rojas José Luis Ortiz Nuevo, en una imagen de archivo.

La Bienal de Flamenco de Sevilla, el mayor festival de este arte en España y que cumplirá el próximo año su vigésima edición, se ha vuelto a quedar sin director tras la dimisión de José Luis Ortiz Nuevo, el fundador de este encuentro que fue designado de nuevo el pasado julio en sustitución de Cristóbal Ortega. Ortiz Nuevo ha comunicado su cese en un comunicado en el que alega "numerosos contratiempos y obstáculos administrativos" que ha encontrado por parte del Ayuntamiento para desarrollar la bienal que tenía pensada y que ha dejado "prácticamente diseñada para su realización". El Ayuntamiento ha afirmado que los desencuentros se han producido por las exigencias del director para realizar "contrataciones a dedo" y "peticiones al margen de la legalidad".

MÁS INFORMACIÓN

  • El Ayuntamiento encarga a Ortiz Nuevo la Bienal de Flamenco de 2018
  • La Bienal de Flamenco de Sevilla ajusta cuentas

Ortiz Nuevo fue designado tras las dudas presentadas por el grupo municipal Participa Sevilla, con cuyo apoyo gobierna el PSOE, sobre el balance económico de la última edición. El certamen del pasado año se cerró con unos gastos de 1.564.053,83 euros frente a unos ingresos de 903.521 euros. La diferencia fue compensada con financiación aportada por el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), dependiente del gobierno de la ciudad (660.532 euros). El ingreso neto por taquilla fue de 702.121,83 euros frente a los 864.287 euros de la edición de 2014.

Estas cuentas llevaron a un grupo de artistas descontentos con Cristóbal Ortega a cuestionar su labor al frente del certamen, críticas que asumieron los concejales de Participa Sevilla. Finalmente, el gobierno municipal cedió a las presiones y designó al candidato de los flamencos críticos y del grupo municipal surgido de Podemos.

La portavoz de Participa Sevilla, Susana Serrano, justificó su demanda de relevo en la persistencia de "impagos a profesionales del sector de la cultura contratados para el evento" y en las dudas sobre los ingresos por taquilla. La última edición vendió 43.000 localidades en las 83 funciones celebradas en los ocho espacios, casi el 100% del aforo.

Según el Ayuntamiento, el festival flamenco atrae a un público mayoritariamente extranjero (66%), principalmente de Francia (16,6%), EE UU (8,9%) y Japón (7,6%). El gasto medio es de 112 euros al día y la estancia de 8,6 días, cuando en temporada normal es de solo dos.

El nombramiento de Ortiz Nuevo fue celebrado por los opositores a la gestión de Ortega y Serrano destacó que Ortiz Nuevo, como fundador del certamen, estaba plenamente "legitimado" para el asumir el cargo, "conocía" el evento y estaba capacitado para "resetear" la organización. El exdirector no ha querido ampliar las razones de su decisión.

Explicación del Ayuntamiento

El concejal de Cultura del Ayuntamiento hispalense, Antonio Muñoz (PSOE), ha reconocido los "desencuentros" con Ortiz Nuevo y los ha achacado a "peticiones al margen de la legalidad", como  "contrataciones de personas a dedo y sin criterios de libre concurrencia y transparencia", informa Europa Press.

Muñoz ha lamentado la actitud de Ortiz Nuevo y ha mostrado su "decepción" por sus "actuaciones y exigencias". "Este gobierno no puede ceder a ningún chantaje ni plantear un modelo de Bienal de Flamenco al margen de la legalidad", ha apuntado el concejal.

Según el responsable municipal, los  "planteamientos y peticiones de Ortiz Nuevo al margen de la legalidad y sin ningún rigor económico han hecho que ni siquiera se ha llegado a firmar ni a formalizar el contrato de director de la Bienal". "El gobierno no puede aceptar contrataciones de personas a dedo y sin criterios de libre concurrencia y transparencia, ni tampoco va a incumplir los acuerdos y la normativa en torno al número de personal eventual que puede tener el Ayuntamiento de Sevilla", abunda.

Muñoz ha subrayado que a Ortiz Nuevo se le trasladó "en repetidas ocasiones que sus exigencias eran legalmente imposibles". "Esta imposibilidad se le iba a comunicar en el día de hoy en una reunión a la que no ha asistido". "Ha mostrado una gran falta de lealtad y de respeto con la bienal, con el Ayuntamiento de Sevilla y con la ciudad", asevera Muñoz, quien no obstante cree que la vigésima edición de la Bienal se celebrará "por todo lo alto".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon