Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El divorcio de mayores de 50 años se triplican en tres años

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 26/09/2017
Los divorcios de mayores de 50 años suben un 30 por ciento en tres años © Image LaVanguardia.com Los divorcios de mayores de 50 años suben un 30 por ciento en tres años

El número de divorcios entre mayores de 50 años no deja de crecer en España. El año pasado se registraron 33.890, cifra un 4,6% superior a la registrada en 2015 y un 30% mayor que la contabilizada en 2013, cuando apenas se superaron los 26.000. Este aumento contrasta con la estabilidad que muestran las cifra globales de nulidades, separaciones y divorcios en España, que según los datos difundidos ayer por el INE experimentaron un mínimo descenso del 0,1% en 2016.

Y si se mira con más detalle, resulta que es en la franja de septuagenarios donde más han crecido las rupturas en estos últimos años –casi un 36% desde 2013–, aunque el mayor número de divorcios y separaciones entre cónyuges de diferente sexo continúa concentrándose en la franja de edad entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres.

En concreto, de los 96.824 divorcios registrados en 2016, en 38.313 de ellos alguno de los cónyuges estaba en la cuarentena; en 24.019 tenían entre 50 y 59 años; en 22.429 se situaban entre 30 y 39 años, en 7.765 eran sexagenarios, y en 2.106 ya habían cumplido los 70.

El mayor número de rupturas entre cónyuges de distinto sexo aún se produce de los 40 a los 49 años

Hay más datos en las estadís­ticas del INE que apuntan que se están rompiendo parejas de largo recorrido: el 31,6% de los di­vorcios y el 49,2% de las sepa­raciones se produjeron después de 20 o más años de matrimonio. De media, los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración de 16,1 años, mientras que la de los matrimonios separados fue de 21,6 años.

También se observa un ligero aumento en la edad media a la que las personas se separan: 44,4 años en el caso de ellas, y 46,8 años en la de ellos, frente a medias de 42,3 y 44,8, respectivamente, registradas en 2013.

En todo caso, la tasa de rupturas –nulidades, separaciones y divorcios– se mantiene estable en 2,2 por cada mil habitantes, aunque Ceuta, la Comunidad Valenciana, Catalunya, Canarias y Asturias continúan estando por encima de esa media y en cambio Castilla y León y Extremadura (1,7) siguen siendo las comunidades donde menos personas se separan.

Se consolida también el rotundo predominio de las rupturas de mutuo acuerdo (lo fueron el 76,6% de los divorcios y el 85% de las separaciones contabilizadas el año pasado) frente a las contenciosas, lo que también se deja notar en la agilización de los procedimientos. El 75% de los divorcios y el 83,5% de las separaciones de 2016 se resolvieron en menos de seis meses. Sólo el 8,1% de los divorcios y el 4,8% de las separaciones se alargaron un año o más.

Divorcios © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Divorcios Divorcios(Raúl Camañas)

El 43% de los matrimonios que se separó o divorció el año pasado no tenía hijos a su cargo. El 47,2% tenía solo hijos menores de edad, el 4,6% hijos mayores de edad ­pero que dependían económicamente de ellos, y el 5,2% hijos menores y mayores dependientes. En el 57,6% de las rupturas entre cónyuges de distinto sexo se asignó una pensión alimenticia, cifra similar a la del año anterior. En el 72% de los casos el pago de esta pensión correspondió al padre (75,9% en 2015), en el 4,8% la asumió la madre (4,5% el año anterior) y en el 22,5% la abonan ambos cónyuges (19,6% en 2015), unos datos que van en línea con el aumento de procesos de divorcio en los cuales se opta por la custodia compartida (véase información de apoyo).

Por otra parte, las estadísticas de 2016 ponen de manifiesto un significativo aumento de las rupturas de matrimonios del mismo sexo: se contabilizaron 1.323 divorcios –820 en que los cónyuges eran hombres y 503 entre parejas de mujeres–, un 51% más que los 877 registrados un año antes, y ­casi dos veces y media más que los 542 que se produjeron en 2013.

Los datos del INE también muestran que el grueso de las rupturas corresponde a parejas de nacionalidad española. Sólo en el 10% de los divorcios registrados el año pasado uno de los cónyuges era extranjero, y en otro 5,8% lo eran ambos.

Custodia compartida en un 28% de los casos

La custodia compartida de los hijos continúa abriéndose paso en la sociedad española y ya se aplica en el 28% de las rupturas de pareja, cuando hace sólo tres años el porcentaje no llegaba al 18%. En paralelo, ha bajado el porcentaje de divorcios en los que la custodia de los menores se concede a la madre: si en 2013 era así en tres de cada cuatro procedimientos de ruptura, el año pasado la custodia fue para la madre en el 66% de los casos, según la estadística sobre nulidades, separaciones y divorcios correspondiente a 2016 que ayer difundió el INE.

En concreto, el año pa­sado se acordó custodia compartida en 14.377 divorcios, frente a los 9.032 de 2013. En 2015, la custodia compartida se había otorgado en el 24,7% de las separaciones con hijos a cargo. Los tribunales concedieron la custodia al padre de los hijos en el 5% de los procesos (en 2015 la ob­tuvieron el 5,1%). En el 0,5% de las rupturas, la custodia de los menores se otorgó a otras insti­tuciones o familiares. Casi la mitad de las pa­rejas disueltas, el 47,2%, tenía hijos menores, el 4,6%, hijos mayores de edad dependientes y otro 5,2% hijos en ambas ­situaciones. El 26,3% tenía un solo hijo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon