Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Ejecutivo estudia cómo obligar a los Mossos a cumplir sus órdenes para impedir el referéndum

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 29/09/2017 Anabel Díez, Juan José Mateo
Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. © ENRIQUE CALVO Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.

La preocupación del Gobierno de Mariano Rajoy por el comportamiento de la cúpula de los Mossos d'Esquadra no ceja sino que va en aumento según se acerca el 1 de octubre. No hacía falta que ayer se celebrara la reunión de la Junta de Seguridad para que el Ejecutivo fuera consciente de que en absoluto está garantizado que la policía autonómica impida que se celebren votaciones en colegios, centros de salud y locales de instituciones públicas, según fuentes de La Moncloa.

MÁS INFORMACIÓN

  • El PP pide a la Iglesia que deje “la política para los políticos”
  • España pide a los socios de la UE que frenen la llegada de radicales a Cataluña
  • Montoro prorroga los Presupuestos al no contar con el apoyo del PNV

Rajoy tiene preparados desde hace días informes sobre las medidas que pueden adoptarse para que la policía autonómica obedezca los dictados de la autoridad central, señalan fuentes gubernamentales. Las autoridades catalanas han aceptado formalmente el mando único de las fuerzas de seguridad, que incluye a los Mossos, pero el Gobierno tiene las alarmas encendidas ante la dejación de funciones que, desde su perspectiva, puedan practicar el domingo. ¿Impedirán que se pueda celebrar la consulta? Esta pregunta que se plantean fuentes del Gobierno engloba la retirada de urnas, de papeletas y, lo más complicado, la duda de si los Mossos impedirán que los ciudadanos voten si es que llega a haber urnas en los centros.

Las medidas previstas para corregir cualquier disfunción —si se produce— serían “muy ejecutivas”, según fuentes que concretan la posibilidad de que el Ejecutivo dicte decretos en ese sentido mañana o incluso el domingo. No cabe la activación del artículo 155 de la Constitución, al necesitarse no menos de cinco días para cumplir los trámites necesarios, pero sí pueden emitirse órdenes para que el Gobierno se asegure de que las instrucciones del mando único son cumplidas por Josep Lluís Trapero, el Major de los Mossos, y el resto de responsables policiales.

Hasta ayer mismo el presidente del Gobierno mantuvo ante varios de sus colaboradores su intención de extremar “la prudencia” en las actuaciones coercitivas para impedir que se celebre el referéndum, pero no dejará de tomarlas si es necesario, lo que incluye la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional, señalan los interlocutores consultados.

La vigilancia y control de los 2.000 centros de votación que la Generalitat tiene previstos requieren de la máxima diligencia de los Mossos, ya que solo con los miembros de la Guardia Civil y de la Policía Nacional desplazados a Cataluña no será posible, recalcan fuentes gubernamentales.

Al tiempo, Rajoy informa permanentemente de sus inquietudes y de sus planes al líder del PSOE, Pedro Sánchez, y al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

El desafío independentista

Noticias, reportajes, opinión, análisis, fotografías, cobertura en directo... Toda la información sobre la consulta soberanista del 1-O y la respuesta del Gobierno.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon