Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El embajador de Corea del Norte en Madrid: "España tiene el 'honor' de haberse rendido a la coacción de EEUU"

Logotipo de El Mundo El Mundo 25/09/2017 ALBERTO ROJAS
© Proporcionado por elmundo.es

Ante el retrato de los dos líderes de la dinastía Kim ya fallecidos e imágenes del actual presidente con misiles de fondo, el embajador en España de Corea del Norte, Kym Hyok Chol,

se despidió de España

usando con nuestro país el lenguaje belicista que tiene reservados para sus enemigos habituales. En su frase más dura, podemos leer en su declaración que nuestro país "no podrá escapar al castigo de la Historia".

En un comunicado con erratas y varios errores de traducción, el diplomático, declarado "persona non grata" por el Gobierno de Rajoy, respondió a la orden de abandonar España antes del 30 de septiembre con un texto surrealista en el que describe al Ejecutivo como "sumiso" y "rendido" a Estados Unidos, capaz de tomar "una medida injusta y vil". "España ha tenido el 'honor' de rendirse a la coacción de Estados Unidos más que nadie en Europa", dice el comunicado. Después, permitió que los periodistas hicieran dos preguntas que en realidad fueron tres, pero aunque hubieran sido 30, no se hubiera salido del discurso marcado desde su país.

La decisión de expulsión, según dice el comunicado que Kym Hyon Chol leyó (en coreano) ante la prensa española, se debe a que España "no ha podido separar el problema nuclear de la Península Coreana y las relaciones bilaterales". Traducido, significa que nuestro país no debería haber entrado en la situación de tensión que se vive entre Kim Jong-un y Donald Trump. Sin embargo, nuestro país "ha echado más leña al fuego al rendirse a la locura de EEUU". Las palabras más repetidas, como un mantra atómico, son cinco: "nuestro poder de disuasión nuclear". Hasta siete veces las pronunció.

La medida del Ejecutivo de Rajoy, evidentemente, no va en lo personal contra el diplomático, de quien no se tiene queja alguna, sino que responde a una medida política para presionar a Pyongyang para que desista del lanzamiento de misiles y pruebas nucleares. El embajador de Pyongyang llegó incluso a tener relaciones de amistad, aunque muy discretas, con el de Corea del Sur en Madrid.

El embajador esperaba su relevo, ya que había cumplido los cuatro años al frente de la sede diplomática, pero no su expulsión. Con su portazo dialéctico se cierran cuatro años de un trabajo muy difícil en una embajada situada en un gran chalet cercano al hipódromo de la Zarzuela, amueblado al estilo norcoreano, con cuadros bucólicos, fotos de gente siendo muy feliz en desfiles multitudinarios y misiles balísticos hacia ninguna parte.

El embajador, que comenzó teniendo muchos roces con Alejandro Cao de Benós, un personaje que dice tener muy buenas relaciones con la élite norcoreana, que ha sido durante años el representante de facto de la república en España, se ha dedicado a relanzar el turismo y a

promover la colaboración con centros hoteleros del estilo de Marina D'or

. Una de sus últimas visitas la realizó a Benidorm, con el objetivo de exportar ese tipo de establecimientos a su país.

El comunicado termina con el agradecimiento de la embajada hacia "la población de varias capas y clases de España", sea lo que sea que signifique eso, "que han colaborado de todo corazón para promover el entendimiento entre los pueblos de los dos países".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon