Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Espanyol se apunta una victoria balsámica ante el Deportivo

Logotipo de El Mundo El Mundo 24/09/2017 AMADEU GARCÍA
© Proporcionado por elmundo.es

El Espanyol sumó tres puntos fundamentales ante el Deportivo. El equipo que dirige Quique Sánchez Flores exhibió, de nuevo, como ante el Celta, sus mejores vestiduras en el arranque. De nuevo, también, estuvo a punto de echarlo todo a perder dándole oxígeno a un rival, el Deportivo, muy necesitado de puntos. No obstante, un despiste defensivo de los visitantes, en el momento más inoportuno, desequilibró de nuevo la balanza en favor de los periquitos. Hasta tal punto, que pasaron de ver peligrar el triunfo a hacerse con una goleada de última hora.

Hasta el momento, el gran talón de Aquiles del Espanyol estaba siendo su falta de puntería ante la meta rival. En las cinco primeras jornadas, únicamente sumaba tres goles con los que, eso sí, había logrado llevarse un empate ante el Sevilla en el Pizjuán y un triunfo ante el Celta. Contra el Deportivo, los blanquiazules fueron en cambio capaces de anotar cuatro tantos en su cuenta particular. La apuesta de situar a Baptistao en el ala derecha y recolocar a Jurado como mediapunta está dando resultado. Sobre todo, porque el brasileño, a pesar de que inicia ahora las jugadas lejos del área rival, sigue teniendo mucho peso en el ataque.

Suyo fue el madrugador tanto con el que el Espanyol inauguró su cuenta de goles, tras un centro de Víctor Sánchez. Fue sólo el primer aviso. Jurado, doce minutos más tarde, no llegó a rematar una gran jugada de Piatti que podría haber colocado un demoledor 2-0 en el marcador antes incluso de que se cumplieran los primeros 20 minutos de juego. Aunque, de hecho, tampoco hubo que esperar tanto para ello. Arribas en una acción desafortunada en la que desvió un leve toque de cabeza de Baptistao tras un córner, castigó los nervios exhibidos tanto por su portero, Pantilimón, como por toda la defensa deportivista poniéndole las cosas terriblemente cuesta arriba al equipo de Pepe Mel.

Todas las piezas encajan

Los gallegos, a pesar del varapalo, buscaron recortar distancias por medio de disparos lejanos de Schär y Emre que se encontraron con la excelente respuesta de Pau López. El joven portero del Espanyol, de momento, no está dejando resquicio alguno por el que Diego López, uno de los grandes fichajes del verano tras jugar cedido por el Milan el año pasado, pueda volver a hacerse con la titularidad.

Muy pronto tuvo opción el canterano de dejar de nuevo muestras de su calidad en el segundo tiempo, abortando un lanzamiento de Cartabia. Nada pudo hacer, en cambio, para evitar que un remate como mínimo poco ortodoxo de Celso Borges, tras una gran jugada de Luisinho, le sirviera al Deportivo para recortar distancias.

Tal y como pasó contra el Celta, el gol espoleó a los visitantes. De repente, se vieron dentro del partido y se pusieron manos a la obra para, por lo menos, llevarse un punto de su visita a Cornellà-El Prat. El Espanyol, durante un buen rato, incluso fue a remolque de su rival. Quique, no obstante, movió el banquillo para amortiguar el golpe, recurriendo a Sergio García y Granero. A pesar de la estrecha relación con el gol del primero, fue el segundo el que protagonizaría la que, a la postre, sería la acción decisiva del partido.

El ex madridista forzó un penalti de Arribas después de arrebatarle el balón dentro del área. Gerard Moreno lo transformó de manera inapelable. El gol ahogó las esperanzas del Deportivo y le permitió al Espanyol recuperar el control del partido. Hasta tal punto que el cuarto tanto empezó a mascarse en el ambiente. A punto estuvo de llegar en una jugada personal de Sergi Darder. Sergio García, tras un fallo en el pase de Pantilimón, tuvo también una opción clarísima. Pero, finalmente, el encargado de cerrar la goleada sería de nuevo Gerard Moreno, casi en el último suspiro. Los de Quique han tomado una buena bocanada de aire. Ahora, se trata de seguir nadando hacia arriba.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon