Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El fútbol femenino, del limbo a la Quiniela

Logotipo de El Mundo El Mundo 30/09/2017 INMA LIDÓN

"Esta primera actuación de la mujer en el viril fútbol, no nos satisfizo, no sólo por su poco aspecto sportivo, sino que también porque a las descendientes de la madre Eva les obliga a adoptar tan poco adecuadas como inestéticas posiciones, que eliminan la gracia femenil". El final de esta crónica de El Mundo Deportivo publicada el 11 de junio de 1914 resume las dificultades que han acompañado al fútbol femenino español desde aquel primer partido disputado entre Giralda y Monserrat, dos equipos del Spanish Girl's Club.

Han tenido que pasar 103 años para que un partido de equipos femeninos (Atlético-Athletic) comparta protagonismo con el fútbol profesional, aunque sea de forma testimonial. Otras tres jornadas, y también en marzo con motivo del Día de la Mujer, Loterías y Apuestas del Estado incluirá uno o incluso varios partidos de la Liga Iberdrola en la Quiniela, tras 71 años relegadas. Quien quiera ser millonario tendrá que interesarse por saber quiénes son Nekane, Yulema Corres, Lola Gallardo o Silvia Meseguer.

En los últimos dos años el fútbol femenino en España ha conseguido una visualización casi inimaginable hace poco más de 20. En 1996, el San Vicente Femenino de Valencia se proclamaba campeón de la Superliga de España y la Supercopa. Pese al éxito, no tenían campo donde entrenar, ni siquiera el Ayuntamiento de Valencia se lo facilitaba. Su capitana llegó a enviar una carta a Joseph Blatter, presidente entonces de la FIFA, pidiendo ayuda, pero sólo recibió una respuesta de cortesía. La salvación llegó de un club masculino: el Levante UD, que las integró en su estructura y acabó con las penurias. En 2002 fue el primer representante español en la recién creada Copa de la UEFA Femenina.

Hoy sólo el Real Madrid se resiste a tener su femenino. A los pioneros Levante, Athletic o Barcelona se han ido uniendo Valencia, Betis, Sevilla y el Atlético de Madrid con una fuerza extraordinaria. En la mayoría de los casos los grandes clubes dan amparo a clubes que ya existían aunque con dificultades para alcanzar una profesionalización que aún está por pulir.

Un salto sin complejos

La irrupción de Iberdrola como patrocinador de la Liga Femenina ha sido un espaldarazo que ha animado a la Liga de Fútbol Profesional y a la Federación Española a mimar más a los 16 clubes femeninos de la primera división. Hoy los partidos se retransmiten por televisión, aunque no se paga por los derechos. El coste del operativo, que exige un campo digno, aún no se cubre con la explotación publicitaria. Sin embargo, la afición empieza a responder.

© Proporcionado por elmundo.es

El derbi valenciano de la pasada temporada reunió en Mestalla a 17.000 espectadores, sólo superado por los 35.000 que se congregaron enSan Mamés para ver al Athletic proclamarse campeón de la temporada 2002/03.

La cifra de altas federativas de niñas ha aumentado y se está estructurando una red de escuelas de los que empiezan a nutrirse los grandes. La mujer ha saltado de la grada al césped sin complejos, aunque el fútbol femenino profesional aún está lejos de ser sostenible. Hoy todas las jugadores de la Liga Iberdrola cobran un salario que, a muchas de ellas, les permite convertir el deporte en profesión. Incluso la Liga es atractiva para jugadoras de países con más tradición, como Estados Unidos o Brasil. Un mantra del fútbol es que las altas fichas de los jugadores se pagan por los ingresos que generan, algo que aún no se da entre las chicas. Ni siquiera se ha llegado al equilibrio.

De la mano del programa Universo Mujer del Consejo Superior de Deportes, que permite que los patrocinadores se desgraven el 90% de su inversión en deporte femenino, han surgido empresas interesadas en sumar sus nombres. Anteayer mismo se presentó la Liga femenina de baloncesto, bajo el amparo de Dia, la compañía de supermecados, que sigue el ejemplo de Iberdrola, ese trampolín para el fútbol femenino, donde, esta temporada, por primera vez, todos los partidos serán arbitrados por mujeres. Hasta ahora lo hacían árbitros de 2ªB y Tercera masculinas. El espejo puede ser la alemana Bibiana Steinhaus, la primera mujer que forma parte de los colegiados de la Bundesliga.

Jugar al fútbol ya no es poco femenino, cada vez es menos extraordonario y ahora hasta te puede decidir si eres millonario.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon