Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El fiscal rebaja a 172 años su pena de cárcel para el etarra Gogeascoetxea al retirarle un delito

Logotipo de El Mundo El Mundo 28/09/2017 EUROPA PRESS

El Ministerio Fiscal ha rebajado este jueves a 172 años su petición de cárcel para el etarra Eneko Gogeascoetxea al término de la tercera y última sesión de juicio que se sigue en su contra en la

Audiencia Nacional

por su participación en el intento de atentado contra la casa cuartel de Comillas (Cantabria) en agosto de 1997.

El fiscal del caso Marcelo de Azcárraga ha retirado el delito de tenencia de explosivos de su informe de conclusiones finales al ser causa juzgada, pero le mantiene estragos en grado de tentativa y 11 intentos de asesinato, por todas y cada una de las personas que en aquel momento se encontraban en el edificio ya que, según ha expuesto, durante el juicio ha quedado claro que la intención del comando Katu de la banda terrorista ETA era "causar el mayor daño posible".

© Proporcionado por elmundo.es

Según ha indicado ante el tribunal, "no hay duda" de que Gogeascoetxea y Kepa Arronategui -este último ya condenado por estos hechos- tenían la intención de "destruir" el cuartel asumiendo que podrían terminar con la vida de las 11 personas que residían en el mismo en el momento de los hechos. Tampoco duda de que para ello se valieron de un artefacto casero compuesto por tres granadas cohete contra carro y colocado a una veintena de metros de la sede, hacia donde estaba dirigido.

Afirma que la prueba "principal" que incrimina a Goegascoetxea -ya condenado a 92 años por intento de asesinato al

Rey Juan Carlos

y a otros 26 por colocar una bomba trampa en Durango- es precisamente la declaración que Arronategui prestó ante la Ertzaintza tras su detención por estos hechos y que él mismo puso en duda durante su intervención como testigo en el juicio alegando que había sufrido maltrato y amenazas. "Habla de unas presiones increíbles", ha dicho el representante del Ministerio Fiscal que le acusa de no decir la verdad basándose en el peritaje hecho por los médicos.

El letrado del acusado, por su parte, ha mantenido su petición de absolución para el etarra al entender que no queda probada su participación en este intento de atentado de 1997. Igualmente dice que el fiscal tampoco acredita por qué le imputa 11 tentativas de asesinato si no sabe a ciencia cierta cuántas personas se encontraban dentro del cuartel la noche en la que tenían intención de atentar; objetivo que no pudieron cumplir por un fallo del dispositivo casero.

En relación con la declaración de Arronategui prestada tras su detención y en la que incriminaba al acusado, el letrado ha defendido que ésta se llevó a cabo bajo lesiones y amenazas y que por tanto "no goza de garantías suficientes como para entenderse como válida".

Daños psicológicos

Al final de la vista el fiscal ha anunciado la modificación de la conclusión primera de su informe retirando que existiera "afectación psicológica" en ninguna de las 11 personas que residían en el cuartel en aquel entonces -tres guardias civiles y sus familias-. Estos mismos, en su declaración en calidad de testigo, explicaron en la vista que el intento de ataque supuso un antes y un después ya que, tras el mismo no se encontraban seguros en el cuartel, aunque no precisaron de asistencia médica.

Por su parte, el acusado no ha hecho uso del turno final de palabra que le ha brindado el tribunal y el juicio ha quedado visto para sentencia.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon