Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El FROB trata de prevenir desahucios masivos en la venta de Catalunya Banc

EL PAÍS EL PAÍS 11/06/2014 Íñigo de Barrón, Miguel Jiménez
Una mujer observa el logotipo de Caixa Catalunya que luce en la sede de la institución. © Proporcionado por ElPais Una mujer observa el logotipo de Caixa Catalunya que luce en la sede de la institución.

El Gobierno no quiere escándalos con los clientes de las hipotecas de Catalunya Banc que está vendiendo a los fondos buitre, los fondos internacionales especializados en comprar créditos problemáticos. Para evitar conflictos sociales, como los desahucios, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), dependiente del Ministerio de Economía, ha establecido una exigencia nunca vista en este tipo de negocios: los compradores de esta cartera de hipotecas deberán respetar el Código de Buenas Prácticas, promovido por el Gobierno y el Banco de España. En el caso de Catalunya Banc, este código se ha reforzado con condiciones más beneficiosas para los clientes, al tratarse de una entidad nacionalizada. Los compradores de las hipotecas tendrán que mantener el nivel de protección del banco catalán.

Las principales novedades que introdujo este código, instaurado en 2012, fueron establecer refinanciaciones de las deudas, posibles quitas en el principal del crédito hipotecario de las familias con problemas, así como la dación en pago permaneciendo el deudor en el piso en alquiler, como último recurso.

El Gobierno dijo que se trataba de “un conjunto de medidas tendentes a proteger a los deudores hipotecarios sin recursos que se encuentran en riesgo de exclusión y/o en situaciones de especial vulnerabilidad”. Pese a este código, los desahucios en 2013 alcanzaron los 50.000, un 11% más que los del año anterior.

Esta medida depreciará en 300 millones la cartera, según los expertos

En la cartera de Catalunya Caixa la aplicación de este código puede ser más habitual que la media de otras entidades. La cartera que está en venta es de hipotecas con problemas, con una morosidad de alrededor del 30%. Los clientes están considerados “en posible riesgo de impago” por estar en paro o pertenecer a colectivos especialmente castigados durante la crisis. La hipoteca media de esta cartera podría situarse algo por debajo de los 100.000 euros, lo que supone que podría haber entre 65.000 y 90.000 contratos en total, según estimaciones que circulan en el mercado.

Los cinco fondos que analizan esta cartera (Oaktree, George Soros, Lone Star, Cerberus-Goldman Sachs, y Blackstone-TPG) recibirán dentro de unos días la carta del proceso en la que incluirá esta condición. Según fuentes del mercado, esta cláusula podría depreciar la cartera en unos 200 o 300 millones, es decir, los fondos pagarían menos de lo que habían calculado al no tener las manos libres para desahuciar a los clientes morosos. No obstante, habrá que esperar a que lleguen las ofertas no vinculantes para confirmar este dato.

Para el comprador, esta obligación es una incertidumbre sobre la rentabilidad que puede obtener con la cartera, algo que no gusta a los fondos buitre. Además, no son entidades acostumbradas a manejar este tipo de situaciones, con una gran carga social, lo que añade incertidumbre a su adquisición.

En la cartera de hipotecas hay unos 90.000 contratos de clientes

Los 6.500 millones en hipotecas tienen una cobertura frente a morosos del 25%, lo que no cubrirá la morosidad prevista. Además, los fondos pagan menos por estos créditos porque buscan una rentabilidad elevada a estas inversiones de riesgo.

Esta situación obligará al Estado a “proteger” la compra de la cartera con un bono que cubra riesgos futuros. El fondo que menos pida será el que se quede las hipotecas. Se estima que el FROB deberá entregar un bono de unos 1.000 millones de euros, que se añadirán a las ayudas recibidas por Catalunya Banc, que suman 12.050 millones. Los cinco fondos finalistas están estableciendo alianzas. Oaktree acude con Pimco-Marathon-Deutsche Bank y Finsoluti; mientras que el multimillonario Soros se ha aliado con Värde Partners, que adquirió Aliseda al Popular. Además, Lone Star y Apollo-Centerbridge han formado grupo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon