Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El futuro ya no es lo...

Notodo Notodo 16/09/2016 Marco Ascione
Imagen principal del artículo "El futuro ya no es lo..." © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "El futuro ya no es lo..."

La máscara de Jason. Las garras de Freddy. Los huevos de Alien. La motosierra de Leather Face... y ahora el peluquín de Dani Rovira. La nueva película de Pedro Barbero reescribe el concepto de bodrio español con una historia estúpida e intrascendente. De verdad, no sabría por donde empezar a la hora de describir el horror y la vergüenza ajena que uno siente al sentarse en una butaca y, literalmente, perder casi dos horas de su vida. Tommy Wiseau, tiembla: Alguien ha venido a por tu trono.


El futuro ya no es lo que era es un mar de despropósitos y sinsentidos cuyo mayor error es el poco acierto a la hora de encontrar el tono adecuado. Barbero no sabe qué quiere hacer con su película: si infundirle profundidad o convertirla en una comedia fácil y ligera. ¿El resultado? Una mezcla mal conseguida de humor tonto y trascendencia forzada que empieza desconcertándote y termina por llevarte a la desesperación más absoluta.

Uno de los principales problemas es la elección de Dani Rovira como padre de familia. ¿En serio? ¿En qué mundo alguien se cree que este hombre pueda ejercer de padre? El típico familiar volado que lleva años perdido en medio de su crisis de los cuarenta me encaja más en el papel de Rovira que el de padre de dos criaturas. De hecho, cuando aparecen en pantalla él y sus dos hijos simplemente no funcionan. En ningún momento te crees esa relación paternofilial, sino que se acerca más a la típica relación de colegueo con el fiestero de tu tío. Por no hablar de José Corbacho y su lamentable homenaje a J. Jonah Jameson. Por favor, un change.org para que los directores de cadenas y/o periódicos dejen de intentar ser el bigotudo y fuma puros del Daily Bugle.

Pedro Barbero es un estafador. Sé que suena duro pero no se me ocurren otras palabras para describir lo que el director y guionista hace con su película. Solo un criminal intentaría vendernos un libro de autoayuda como la última comedia. No os dejéis engañar porque El futuro ya no es lo que era es la esencia de Mr. Wonderful hecha película. Consejos baratos y frases de motivación malas vomitadas en pantalla para esconder la historia catártica de un pobre padre de familia ignorante, tonto y un pelín homófobo donde lo único que se salva es Carmen Maura.

El futuro ya no es lo que era es la prueba definitiva de que Dani Rovira no vale como actor dramático y el empujón que necesitaba para unirme a un club de nihilistas suicidas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon