Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Georradar confirma la existencia de una treintena de nichos en la cripta de la iglesia de las Trinitarias

El Mundo El Mundo 09/06/2014 EUROPA PRESS

El georradar dirigido por el director de la empresa Falcon High Tech, Luis Avial, ha confirmado la existencia de una treintena de nichos situados en la cripta de la iglesia de las Trinitarias, que contienen restos óseos en su interior. Sería esta la primera zona a inspeccionar en una hipotética segunda fase del proyecto de búsqueda de los restos de Miguel de Cervantes.

© Proporcionado por elmundo.es

Esta técnica no invasiva ha detectado cinco zonas en el convento de las Trinitarias con posibles enterramientos y que podría corresponderse alguno de ellos con el del escritor.

La segunda fase del proyecto supondría en análisis in situ con criterios arqueológicos y antropológicos.

La iglesia conventual de las Trinitarias, donde fue enterrado el genio de la literatura universal, fue remodelada a finales del siglo XVII y, aunque se tiene la certeza de que el escritor reposa allí, no se sabe en qué lugar exacto pueden estar sus restos.

La búsqueda de los restos del escritor concluirá, si se cumplen los plazos previstos y la búsqueda evoluciona según lo deseado, a lo largo de este 2014 y dos años antes de la celebración del Cuarto Centenario de la muerte del escritor.

"La ventaja del georradar es que posiciona las anomalías y los técnicos saben dónde buscar. Es una intervención que casi se puede calificar de quirúrgica, pero siempre tiene que haber un forense o un arqueólogo que determine de qué estamos hablando", explicó hoy el historiador Fernando de Prado, director del equipo de investigación.

En la segunda fase del proyecto está previsto que se lleve a cabo una excavación selectiva y cuidadosa para tomar muestras de los restos. Como la línea sucesoria de Cervantes quedó extinguida, no se podrá hacer un estudio de ADN, por lo que en una etapa final se identificarían los restos mediante caracterización antropológica.

'Precisión absoluta'

Los investigadores presentaron este lunes el plano tridimensional obtenido como resultado de los trabajos realizados con el georradar, las técnicas de termografía infrarroja y de escaneo para escudriñar cada centímetro de este inmueble con una superficie de 200 metros cuadrados. "Nunca se ha hecho una malla con tanta resolución. Es imposible que se nos pase una cavidad haciéndolo con este rigor (...) La precisión es absoluta", dijo De Prado.

"Es un trabajo pionero en España y no me consta que se haya hecho nunca un trabajo con tanta amplitud de medios, el georradar ayuda mucho en sitios tan delicados en un edificio con la máxima protección patrimonial y teniendo en cuenta que existen monjas de clausura en su interior", explicó el historiador.

La intención es dejar a Cervantes enterrado donde esté, pero con una placa que lo recuerde, previsiblemente antes de que en 2016 se cumplan cuatro siglos de su muerte y a ser posible para 2015, cuando se celebra el cuarto centenario de la segunda parte de "El Quijote".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon