Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Gobierno aprueba la participación española en el telescopio gigante E-ELT

EL PAÍS EL PAÍS 30/05/2014 Alicia Rivera
Ilustracion del E-ELT, telescopio gigante europeo que empezará a operar en 2014 en Chile. © Swinburne Astronomy Productions/ESO Ilustracion del E-ELT, telescopio gigante europeo que empezará a operar en 2014 en Chile.

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la financiación, 38 millones de euros en diez años, de la participación de España en el proyecto del telescopio gigante europeo E-ELT, que se instalará en Chile. Es el último país del Observatorio Europeo Austral (ESO) en confirmar su participación en este programa desde que lo hizo el anterior, Portugal, en mayo del año pasado. De no haber participado en el E-ELT, las empresas españolas no podrían aspirar a los contratos de construcción del nuevo observatorio ni los científicos habrían tenido acceso al mismo como investigadores de un país miembro del ESO.

más información
  • El telescopio gigante y la apuesta europea de la astronomía española
  • Los astrónomos piden al Gobierno que España participe en el telescopio gigante
  • Luz verde al telescopio más grande del mundo

Las obras en Cerro Armazones, el lugar elegido el Chile para la ubicación del E-ELT, han comenzado ya y se inaugurarán oficialmente el próximo 19 de junio. El coste total del proyecto asciende a unos 1.100 millones de euros y el plan es que esté operativo para los astrónomos en 2024. Se trata de un telescopio gigante, con espejo principal de 39 metros de diámetro (la generación actual ronda los 10 metros). Será el telescopio óptico/infrarrojo más grande el mundo, mayor que el de 30 metros planeado por Estados Unidos para su ubicación en el observatorio de Mauna Kea (Hawai). Estas dos enormes máquinas científicas están destinadas a competir científicamente y protagonizarán gran parte de la astronomía internacional en la próxima década.

España entró a formar parte del ESO en 2006, con décadas de retraso desde la fundación, en 1962, de este organismo científico europeo de primerísima línea internacional. Su contribución anual (las cuotas de cada país se definen por su PIB) asciende a casi 11 millones de euros. Dado que con el presupuesto normal, el ESO no puede acometer la construcción del E-ELT, los países miembros aprobaron realizar contribuciones específicas añadidas sobre su cuota para este proyecto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon