Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Gobierno de la Autoridad Palestina se reúne por primera vez en Gaza desde 2014

Logotipo de El Mundo El Mundo 03/10/2017 SAL EMERGUI

Una foto despierta esperanzas del pueblo palestino en el interminable camino de la reconciliación interna. Es la foto que ha protagonizado este martes el Gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en su primera reunión en la Franja de Gaza desde 2014.

La imagen simboliza el restablecimiento del control de la ANP dos semanas después de que el grupo islamista

Hamas anunciase el desmantelamiento de su Comité

que gobernaba los 360 kilómetros cuadrados y cada vez más pobres de territorio bajo su dominio desde el 2007.

Las sonrisas y abrazos antes las cámaras no tapan los primeros obstáculos. Hamas ha expresado su malestar ya que esperaba la inmediata revocación de las sanciones económicas ordenadas por el presidente palestino y líder de Al Fatah, Abu Mazen en respuesta al "gobierno en la sombra" formado hace un año en Gaza.

Tras apuntar que ha hecho todo lo pedido para que la ANP recupere el control de sus funciones en Gaza, Hamas señala en un comunicado: "Lo que se necesita sin vacilación, aplazamiento y retraso es que Abbas (Abu Mazen) tome la urgente decisión de anular las medidas punitivas que impuso contra la Franja".

Con la administración civil en manos de Abu Mazen, la gran incógnita es lo que sucederá con los miles de efectivos armados de Hamas.

Impulso a la reconciliación palestina

En cualquier caso, la llegada del primer ministro palestino, Rami Hamdallah y su ejecutivo de Ramala supone un impulso hacia la reconciliación interna palestina. "Estamos dispuestos a enterrar el hacha de la división para reunir a nuestra patria (...) Volvemos a Gaza que es parte de las raíces de nuestra querida patria", proclamó ante una sesión en la que decidió crear varias comisiones.

"Hoy estamos ante un momento histórico importante cuando empezamos a superar nuestras heridas, dejando nuestras diferencias a un lado y colocando el interés nacional por encima de todo", declaró.

Tras reunirse ayer con los dos principales líderes de Hamas, Ismail Haniyah y Yahiya Sinwar. Hamdallah elogió su decisión de desmantelar su gobierno alternativo. Visto en la Mukata de Ramala como inaceptable órdago, Abu Mazen había replicado con drásticas medidas (recorte de sueldos de funcionarios y del pago de la electricidad israelí en Gaza) que presionaron a Hamas y deterioraron de forma significativa el día a día de una zona ya de por si aislada por Israel y Egipto.

Presionado por la presión económica de Abu Mazen y dañado por la realidad regional, Hamas optó por ceder a la exigencia de su rival interno sin, de momento, renunciar a su poderoso brazo armado.

El portavoz del ministerio de Interior de Hamas, Iyad Buzm, avanza que buscan "pasar página de la división y lograr una plena reconciliación nacional que consolide la firmeza de nuestro pueblo y preserve sus derechos"."La ocupación israelí es la única beneficiada de la división", añadió Hamdallah.

Diez años de fractura interna

© Proporcionado por elmundo.es

El reencuentro entre las dos facciones separadas por algo más que territorio (Gaza-Cisjordania) ha sido facilitado también por los servicios de Inteligencia de Egipto. Su director, Jaled Fawzi, se reunió esta mañana con Abu Mazen en Ramala antes de viajar a Gaza. La próxima semana recibirá a representantes palestinos en El Cairo para un pacto que incluya la celebración de elecciones en Cisjordania y Gaza por primera vez desde el 2006.

En un mensaje enviado hoy al Gobierno palestino, el presidente egipcio, Abdel Fatah Al Sisi, definió la jornada como "histórica" enfatizando que "todos pierden con la división interna".

Una división que empezó a abrirse con la victoria de Hamas en los comicios del 2006 y estalló un año después cuando expulsó violentamente a los efectivos de Al Fatah de Gaza en un sangriento duelo que dejó una profunda herida palestina. Desde 2007, han combinado intentos frustrados de reconciliación con persecuciones y acusaciones mutuas.

Hamas y Al Fatah dialogan ahora sobre aspectos derivados de la gobernabilidad y el control fronterizo de Gaza dejando la discusión sobre el brazo armado de Hamas fuera de la mesa para evitar que la negociación fracase.

"Somos y seguiremos siendo un grupo de resistencia que lucha contra la ocupación", advirtió el islamista Jalil Al Jaya.

"No habrá un Estado palestino sin que completemos la reconciliación y unidad. El Gobierno regresa a Gaza para cumplir con sus obligaciones (...) Tendremos diferencias con Hamas porque es un grupo islamista pero son parte del pueblo palestino", afirmó Abu Mazen a la televisión egipcia CBC. Y le avisó que no permitirá que "el modelo de Hizbulá en el Líbano no sea copiado en Gaza". "Debe haber un solo régimen, ley y arma", señaló reclamando el control de seguridad de la Franja a la que él no ha podido ir desde el 2007.

Israel y la ONU

"No estamos dispuestos a aceptar una supuesta reconciliación en el lado palestino a costa de nuestra existencia", ha advertido el primer ministro israelí,

Benjamín Netanyahu

, que presenta condiciones al ejecutivo palestino: "Reconocimiento del Estado de Israel, desmantelamiento del brazo armado de Hamas y ruptura de la relación con Irán que sigue llamando a nuestra destrucción".

Horas antes su rival en la derecha nacionalista, el ministro Naftali Bennett, declaró que "la cooperación entre Hamas y la Autoridad Palestina es una conferencia del terror en el que el grupo asesino Hamas forma parte de su liderazgo".

Por otro lado, el emisario especial de la ONU en Oriente Próximo, Nickolay Mladenov, aplaudió la negociación interna palestina: "El camino que queda es largo y difícil pero no debe desperdiciarse el impulso de reconciliación y paz".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon