Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Gobierno niega que haya perdido la batalla de la prensa extranjera

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 27/09/2017
El portavoz del grupo parlamentario del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano ,(i) con el secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, Jose Luis Ayllón, en una imagen de archivo © Image LaVanguardia.com El portavoz del grupo parlamentario del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano ,(i) con el secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, Jose Luis Ayllón, en una imagen de archivo

La idea de que el Gobierno ha perdido la batalla que mantiene con la Generalitat por seducir a los medios de comunicación extranjeros se ha extendido como una mancha de aceite a solo cinco días del 1-O. Mariano Rajoy, se desayunó ayer cuando iba rumbo a la Casa Blanca para reunirse con Donald Trump, con unas crónicas muy críticas con la política de su Ejecutivo respecto a la prensa internacional.

“Mientras que los independentistas llevan meses trabajándose a los corresponsales, organizando un eficaz dispositivo en redes sociales y machacando a la población con mensajes tan simples como efectivos (“votar no es delito”), el Gobierno se ha limitado a influir en las cancillerías, diseñar complejas estrategias jurídicas y organizar un apabullante dispositivo policial para frenar el referéndum del domingo”, indicaba Casimiro García Abadillo desde las páginas de El Independiente.

Álvaro Sánchez titulaba en InfoLibre: “Dastis admite ante corresponsales extranjeros los problemas del Gobierno para ganar la batalla comunicativa del 1-O”. Según el diario digital, el ministro de Asuntos Exteriores habría llegado a esta conclusión tras reunirse con una veintena de corresponsales extranjeros el lunes.

La barrera del idioma

Y Javier Casqueiro apuntaba en El País que el Gobierno no tiene ministros que puedan expresarse en inglés y francés como sí ocurre con el conseller de Exteriors, Raül Romeva, o el propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Pero estas crónicas no han desanimado al equipo de Rajoy. “Niego la mayor”, afirma el secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, quien tuvo un encuentro con la prensa extranjera la semana pasada para abordar la cuestión catalana. “Hemos mantenido varias reuniones con los corresponsales y han entendido nuestro mensaje”, añade.

Ayllón cree que Romeva trata de transmitir la idea “equivocada” de que el mensaje del independentismo se ha entendido mejor en el exterior que el del Gobierno y se muestra convencido de que la Generalitat no ha conseguido que el 1-O sea visto con buenos ojos en los medios internacionales. “Romeva intenta vender sus derrotas como si fueran un empate y está haciendo el ridículo”, resume.

Raül Romeva © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Raül Romeva

Y agrega que Romeva está “intentando malmeter y difundir la falsa idea de que sus briefings son mejores que los nuestros”. “Pero no es cierto, porque hemos hecho llegar nuestro mensaje a la prensa internacional. Un mensaje muy claro que se resume en dos ideas, que no habrá referéndum y que el Gobierno va a actuar”, afirma Ayllón, quien concluye que “eso es lo que se está publicando”.

Además de Dastis y de Ayllón, varios ministros se han reunido estos días con la prensa extranjera. La titular de Sanidad, Dolors Montserrat, mantuvo un reciente encuentro con los corresponsales y planea protagonizar otro briefing el jueves en Barcelona. También el ministro de Economía, Luis de Guindos, se verá con periodistas internacionales hoy miércoles.

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat (i) , ayer en el Senado © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat (i) , ayer en el Senado

“Estamos encontrado muy buena respuesta en los medios extranjeros, que comprenden que la celebración de un referéndum no tiene cabida en el derecho internacional”, indican fuentes cercanas a la ministra de Sanidad.”También se entiende que la consulta no se va a celebrar”, añaden las mismas fuentes.

Señalan también que muchos redactores se interesan por la posibilidad de que se celebre un referéndum pactado. Ante esa cuestión, los miembros del Gobierno explican que para llegar a ese punto sería necesario una reforma de la Constitución que arrancaría de la petición por parte de la Generalitat en el Congreso.

Fuentes gubernamentales concretan que sus tesis han sido “bien recibidas” en medios como el Financial Times o el Washington Post y reconocen que la acogida ha sido peor en Le Monde, pero recuerdan que el rotativo francés es “precisamente el que entrevistó a Puigdemont”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon