Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Gobierno polaco amañó medidas económicas con el Banco Central

El Mundo El Mundo 17/06/2014 ROSALÍA SÁNCHEZ

Una comida en un reservado de un selecto restaurante de Varsovia en julio de 2013. Un representante del Gobierno se reúne con el gobernador del Banco Central polaco, Marek Belka, y la conversación, que fue grabada y ha terminado publicada este martes en el semanario 'Wprost' deriva hacia el acuerdo de ciertas medidas expansivas a cambio de un puesto en el Ejecutivo.

La noticia ha hecho estallar un gran escándalo, caen desde todos los flancos peticiones de dimisión del Gobierno y el presidente polaco, Bronislaw Komorowski, ha dicho a través de una portavoz que está esperando las explicaciones del Ejecutivo, ya que el asunto tiene serias repercusiones sobre la seguridad de las finanzas del país. La Fiscalía general ha abierto ya diligencias.

La grabación no deja lugar a dudas. Belka se comprometía a "dar bola" al Gobierno de Tusk, que se enfrentaba en breve a elecciones, y ofrecía medidas de impulso económico pero pedía a cambio la cabeza del entonces titular de Finanzas, Jacek Rostowski, que no era de su agrado.

Una voz que se parece bastante a la de Bartlomiej Sienkiewicz, ministro del Interior, describe un escenario de desaceleración económica antes de las elecciones parlamentarias del próximo año, lo que podría permitir la oposición de Ley y Justicia arrebatar el gobierno a su partido, la liberal Plataforma Ciudadana (PO).

Sondea abiertamente a Belka sobre una posible intervención del Banco Central que "alegre" la economía de cara a las elecciones y su interlocutor no parece tener mayor problema al respecto que este: "mi condición, lo siento mucho, es la destitución del ministro de Finanzas", a quien apoda despectivamente, "Conde de Rostowski", y su sustitución por un ministro "técnico y apolítico" de su gusto. Belka también se burla groseramente el Consejo de diez miembros de Política Monetaria que fija las tasas de interés y pide una nueva legislación para enmendar los poderes del banco central.

Tal y como quedó acordado en esa conversación, Rostowski fue despedido en noviembre de 2013 y sustituido por Mateusz Szczurek, un ex economista de un banco internacional sin experiencia política. El gobierno polaco redacta actualmente la reforma legal que permitirá al Banco Central comprar deuda pública en los mercados secundarios.

En una entrevista radiofónica, Belka se ha justificado alegando que en la grabación se escucha solamente a "dos personas que se preocupan por todo tipo de cuestiones en Polonia, y eso es todo". Posteriormente, en un comunicado difundido en la página web del Banco Central, ha lamentado el "lenguaje vulgar" de la conversación y ha insistido en que sus declaraciones "se han sacado de contexto".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon