Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El gran día del 'Rufea Team'

El Mundo El Mundo 16/06/2014 LUCAS SÁEZ-BRAVO

"Tenía presión por esta estúpida razón", reconocía Marc Márquez después, con una renovada alegría que no se correspondía tanto a la séptima consecutiva sino al día redondo, al triunfo de la 'familia'. Ante la rutina de la victoria necesita acicates, aunque sean 'estúpidos'. Los triunfos previos de su hermano Alex en Moto3 y de Tito Rabat en Moto2 eran el impulso para no dejar pasar la oportunidad. Por primera vez, el 'Rufea Team' ondeaba su bandera.

Allí en Rufea (Lleida), no lejos de Cervera, Jaume Curcó ("sin él no sería posible") se dedica a mimar el trazado de tierra donde el trío comparte peripecias. Al menos una vez a la semana intentan reunirse allí para entrenar, practicando Dirt track (derrapaje), pista plana y motocross. Piques, risas y competencia para ejercitar la habilidad sobre las dos ruedas que luego sirve en los circuitos. Todo bajo la supervisión de papá Márquez. "Él [Julià] viene a chequear que no hacemos el bestia", confesaba Marc.

Ayer en Montmeló, en casa, hicieron cumbre por primera vez. Ya estuvieron a punto en Qatar, donde sólo Alex (segundo) falló a la cita. Lo mismo en Argentina. Empezó la faena el propio Márquez júnior, en su segundo triunfo mundialista. Y para conseguirlo no dudó en utilizar el 'apellido'. Es decir, las enseñanzas de su hermano, aunque Marc no supiera que esta semana Alex se dedicó a repasar en vídeo cómo había ganado él aquí en 2010 en 125cc, la que hasta ayer era su única victoria en el GP de Cataluña. "Tengo la suerte de que me acuerdo mucho de las carreras de mi hermano. Sabía lo que había hecho: salir bien y tirar mucho. Si en este circuito sacas medio segundo no es como Mugello, que te lo recuperan", confesaba sobre su escapada, que supuso la primera victoria de Honda en la categoría después de 27 triunfos consecutivos de KTM.

'Tito nos debe una cena'

© Proporcionado por elmundo.es

Continuó Rabat, también en solitario en Moto2. En su caso, es el rey de la categoría, el líder destacado y el favorito al título. Dominó el fin de semana y ganó una apuesta, pues después Marc completó el triplete, que además es el primero español del año. "En el último entreno que hicimos hablamos de que aquí podía ser y Tito nos debe una cena", reconoció el campeón del mundo de MotoGP.

Él no podía fallar al Rufea Team. "Mi hermano hizo una carrera increíble. Estoy contento por él, también porque en Moto2 ganó Rabat, y noté una presión extra por querer ganar la carrera para no ser menos. Es un día especial, hemos podido hacer un completo", concluyó exultante. Es, además, la primera vez en la historia que dos hermanos ganan en el mismo Gran Premio. Lo único parecido es lo que había logrado los Sarron, Dominique y Christian, que en los ochenta hicieron dos poles.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon