Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Ibex lidera las caídas de Europa ante la presión de Cataluña, ¿qué pasa?

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 25/09/2017 Gema Escribano
Un operador de Bolsa de Nueva York. © Proporcionado por ElPais Un operador de Bolsa de Nueva York.

La política vuelve a primera línea. Los inversores amanecían con la resaca de las elecciones en Alemania. El resultado confirma la victoria de Angela Merkel tal y como esperaban los analistas. Pero el avance experimentado por la extrema derecha y la negativa del partido socialista a pactar con la formación de la canciller después de haber cosechado el peor resultado de su historia vuelve a desatar el nerviosismo entre los inversores. El mercado ya había dado por superado el avance de las formaciones euroescépticas después del fracaso cosechado en los comicios de Holanda, Austria y Francia. Sin embargo, estas continúan latentes y parece que han llegado para instalarse.

Mientras las principales Bolsas permanecían atentas a las noticias que llegaban desde el corazón de Europa, en España los inversores optaban por centrar su atención en las tensiones independistas catalanas. En la semana en la que el Govern insiste en celebrar el referéndum ilegal, el Ibex 35 comienza con la tendencia de las últimas sesiones. Un día más el selectivo español lidera las caídas en Europa y retrocede un 0,86%, pérdida que a punto ha estado de poner en peligro los 10.200 puntos. "La tensión ante la celebración del referéndum ilegal el próximo 1 de octubre va en aumento, lo que seguirá pesando en el comportamiento de este mercado", indican desde Link Securities. Los analistas afirman que en las próximas sesiones "habrá inversores que opten por cubrir sus posiciones ante lo que pueda ocurrir, mientras otros se decantan por reducirlas".

Los descensos de las cotizadas españolas han sido generalizados con solo 11 firmas en positivo y 24 en rojo. No obstante, por encima de todas destaca el castigo que ha sufrido CaixaBank. La entidad que preside Gonzalo Gortázar ha caído un 3,79%. Y todo ello pese a que HSBC ha mejorado su precio objetivo desde los 4 euros por título hasta los 4,1 euros. La exposición a Cataluña explica estas caídas. Según el departamento de Citi esta alcanza el 16% de la cartera crediticia, el mismo porcentaje que el de Sabadell. La firma de análisis estadounidense ha elaborado un informe sobre el sector financiero en España y fija como principales riesgos referéndum en Cataluña y la minoría del PP en el Gobierno.

Las caídas de la banca han sido generalizadas a pesar de que algunas entidades (BBVA, Sabadell y CaixaBank) han contado con el respaldo de los analistas de HSBC. De hecho, los expertos han fijado como precio objetivo para la entidad que preside Josep Oliú los 2,04 euros por acción, nivel que no registra desde agosto de 2015 y que equivale a otorgarle un potencial de subida del 20%. A esto se suma además la recomendación de Citi que aconseja comprar títulos de la entidad. A pesar de estas buenas noticias, la entidad ha caído en Bolsa un 1,16%. Por su parte, BBVA se ha dejado un 1,88%; Santander un 1,13%; Bankia, un 1,03% y Bankinter, un 0,19%.

Junto a la banca destacan los descensos de Mapfre (-3,17%), ArcelorMittal (-2,82%), Acerinox (-1,72%) e Inditex (-1,19%). Las empresas siderúrgicas se ven penalizadas por la revalorización del dólar que juega en contra del precio de las materias primas. Por su parte, Inditex que desde que comenzó septiembre ha visto cómo las firmas de análisis le rebajaban las recomendaciones y el precio objetivo. La última de ellas Credit Suisse que recorta el precio de sus títulos un euro, hasta los 24.

El resto de Bolsas europeas también se han dejado llevar por la corriente bajista solo el Dax, que concluyó plano (0,02%) se libró de las pérdidas. Los mayores descensos lo protagonizó el Mib italiano (-0,63%), seguido por el Cac francés (-0,27%), el FTSE británico (-0,13%) y el Euro Stoxx (-0,1%). Diego Jiménez- Albarracín, responsable de renta variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank, cree que en el corto plazo el resultado de las elecciones no tendrá un fuerte impacto en el mercado. "Las Bolsas estarán más pendientes del crecimiento global o de los movimientos de la divisa única", explica.

Álex Fusté, economista jefe de Andbank, sostiene que "si bien es cierto que la irrupción de los populismos en Europa nunca augura nada bueno, aún es pronto para determinar si en el resto de países con elecciones pendientes (Italia) predominará un desenlace a la francesa o no". En referencia a la coalición de gobierno con el partido liberal el experto defiende que no debe considerarse un efecto negativo para la renta variable alemana que "venía cotizando con descuento contra el resto de mercados". Es decir, Fusté se decanta por incrementar posiciones ante caídas relevantes.

El euro ha sido el activo que más movimiento ha experimentado. La llegada al parlamento alemán de la ultraderecha, que se ha hecho con 90 escaños, ha tenido su efecto en el euro, que al cierre de los mercados europeos retrocede un 0,9%, hasta los 1,18 dólares. "El euro ha abierto la semana con un hueco bajista frente al dólar ya que el resultado de las elecciones alemanas puede conllevar varios meses de negociaciones en el Parlamento alemán y, por tanto, varios meses de incertidumbre en la zona euro", explica el equipo de análisis de Monex Europe. Por su parte, desde Ebury señalan que el resultado electoral añade "incertidumbre al proceso de integración europea".

La reacción del mercado de divisas no se limita a esto. Después de que la semana pasada la Fed diera un paso más en el proceso de normalización monetaria y reiterase su objetivo de subir los tipos antes de que concluya el año, hoy Mario Draghi ha señalado ante la Eurocámara que mantendrá los estímulos monetarios por la incertidumbre a medio plazo. El banquero italiano ha reclamado prudencia y deja abierta la puerta a modificaciones de la política monetaria. Es decir, no ha concretado. Desde Monex señalan que las dudas en Alemania vez podría derivar en un BCE más prudente a la hora de anunciar cualquier cambio en la política monetaria de la zona euro en contraste con lo que pide el Bundesbank que solicitan el fin del programa de compra de activos.

La rentabilidad de la deuda española a diez años permanece estable en el 1,6% a pesar del ruido que genera el proceso independentista. Por su parte, el bund alemán cae del 0,4%. La prima de riesgo española aumenta dos puntos puntos básicos hasta los 122.

El Brent marca máximos de julio de 2015 al anotarse un 2%, hasta los 58,85 dólares. Estas subidas responden al recorte de la producción de la OPEP, que según los últimos mensajes, sigue las líneas marcadas. En las últimas horas se suma la amenaza de corte de suministro del petróleo procedente del Kurdistán iraquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon