Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El inútil desahogo de un Vettel noqueado: "A Alonso no le gusta Ferrari"

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 01/10/2017 Àlex Garcia. Sepang

"Alonso ve las banderas azules y ve los coches que vienen detrás. Se sabe que no le gusta Ferrari y creo que decidió ayudar a Daniel (Ricciardo) un poco". Así se despachó Sebastian Vettel tras un fin de semana nefasto para Ferrari. Más puntos perdidos frente a Hamilton, Raikkonen sin poder salir a la carrera, frustrado ante el ataque final a Ricciardo... y golpeado por Lance Stroll en la vuelta de deceleración. Solo le quedaba Fernando Alonso y, como revancha, utilizó al equipo italiano como escudo.

Vettel sufre con Alonso... y Stroll

"Vamos, Alonso... ¿en serio? ¡Creí que eras mejor que eso!" las palabras de Vettel por radio hablaban por si solas. El tetracampeón del mundo se encontró con un doblado que no le puso las cosas tan fáciles como él esperaba y cargó contra él, sabiendo que casi con total seguridad, el mensaje iba a terminar en televisión. Una manera de meter presión, excusarse en caso de no llegar al podio —como acabó sucediendo— e intentar que en el futuro otros pilotos se aparten con mayor velocidad.

Vettel justificaría después el por qué de sus palabras hacia Alonso: "Dentro del coche te enfadas, porque estás luchando con el que tienes por delante y Alonso deja pasar a uno pero luego al otro no. Se quedó justo por delante de mí". Poco antes, después de las dos carreras con más altibajos emocionales de la temporada, en la vuelta de retorno a boxes contactó con Stroll en un extraño incidente que recuerda al sufrido por Michael Schumacher antes del GP de China de 2005. Stroll andaba distraído con el volante y Vettel pensó que el canadiense le estaba dando paso. Un malentendido que terminó con la trasera del Ferrari número 5 destrozada y con Wehrlein ayudando al as de Maranello a volver al garaje.

¿Lo peor? Después de haber aprovechado su vigésima posición para penalizar por cambios de componentes del motor y evitarse así una sanción que esperaban en otra carrera, el golpe con Stroll podría haber dañado la caja de cambios del SF70H. En caso de confirmarse, ello comportaría un reemplazo que forzaría a Vettel a sufrir una penalización de cinco posiciones en la parrilla del GP de Japón de la próxima semana.

Vettel tuvo que volver a boxes en el Sauber de Wehrlein tras ser golpeado por Stroll en la vuelta de retorno a boxes. (Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Vettel tuvo que volver a boxes en el Sauber de Wehrlein tras ser golpeado por Stroll en la vuelta de retorno a boxes. (Reuters)

Raikkonen no tomó la salida

La de Vettel o fue la única decepción que se llevó Ferrari en Malasia, puesto que en uno de los mejores trazados para su monoplaza, Raikkonen no llegó ni a tomar la saida. Tras abrise el pit-lane y dar un par de vueltas, el finlandés reportó a su equipo un problema en su motor con una preocupante falta de potencia. El equipo se puso manos a la obra de forma inmediata pero no hubo tiempo de reparar el monoplaza. Segundo en la parrilla, Raikkonen volvió a ser víctima otra vez de una mala fortuna ya legendaria en lo que llevamos de 2017, quedándose sin su mejor oportunidad de volver a ganar una carrera.

Según parece, en Ferrari valoran la posibilidad de que el problema de Raikkonen pueda ser exactamente el mismo que sufrió Vettel el sábado, con una pieza del turbo de un proveedor externo siendo la causa. Aún así, la ausencia del campeón del mundo de 2007 en pista puede haber sido un doble golpe para Ferrari. En un fin de semana difícil, la primera victoria de Raikkonen de rojo desde Bélgica en 2009 habría sido un bálsamo, pero en caso de haber ganado o terminado segundo, habría reducido la cantidad de puntos sumados tanto por Hamilton como por Vettel. Ello habría significado que el británico expandía su distancia sobre su rival en cinco puntos en lugar de los seis del día de hoy.

Para Ferrari, la gira asiática ha sido el peor momento del año, con dos carreras para olvidar. Si antes de llegar a Singapur los de Maranello esperaban recuperar el liderato, la salida de Malasia les ha dejado tocados. La única esperanza es una mejoría generalizada para el resto de circuitos que les permita pelear con Mercedes en las cinco carreras que quedan. De otra forma, el campeonato esta cerca para Hamilton y Mercedes, a no ser que caigan en el desastre como el que han protagonizado los de la Scuderia en carreras que tan favorables les resultaban.

Vettel sintió que Alonso le perjudicaba en el momento del doblaje en las últimas vueltas del GP de Malasia. (Reuters) © Reuters Vettel sintió que Alonso le perjudicaba en el momento del doblaje en las últimas vueltas del GP de Malasia. (Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon