Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El incendio de Tivissa ya ha arrasado 700 hectáreas y sigue ardiendo sin control

EL PAÍS EL PAÍS 17/06/2014 Mercè Pérez Pons
Llamas esta mañana en el incendio en Tivissa. © Josep Lluís Sellart Llamas esta mañana en el incendio en Tivissa.

El incendio forestal que desde el domingo quema la sierra de Tivissa (Ribera d’Ebre) continúa descontrolado y afecta ya más de 700 hectáreas de vegetación, básicamente pino blanco y matorrales, según los cálculos provisionales de los Agentes Rurales. Las tareas de extinción se complican por dos motivos: lo abrupto del terreno, que es de muy difícil acceso, y los cambios de viento. “Las diferentes intensidades de viento nos hacen estar a merced de las condiciones climatológicas. Los que somos de la zona sabemos que el viento es muy cambiante y ya nos ha dado más de una sorpresa. Es nuestra principal preocupación hoy”, ha dicho el delegado de la Generalitat en las Tierras del Ebro, Xavier Pallarès.

A mediodía o primera hora de la tarde se prevé de nuevo la entrada de la marinada, viento de levante. Dos excavadoras realizarán un cortafuegos en la zona este del incendio, en la que están centrados los bomberos, por su peligrosidad. “Los esfuerzos se concentran en el flanco este porque está el barraco Fogassos, si pasa el fuego por allí se complicaría mucho más y afectaría más hectáreas”, ha añadido el delegado de la Generalitat en las Tierras del Ebro. Continúan desalojadas preventivamente 41 personas de 24 masías aisladas. Según informa Protección Civil, 19 de estas han pasado la noche en el Camping de Tivissa. “El desalojo preventivo fue bueno. De daños materiales hay en un mas, llamado Mas Biscorn, en el que los laterales están quemados, pero la masía no ardió en llamas”, ha dicho Pallarès. El alcalde de Tivissa, Jordi Jardi, se ha mostrado optimista tras sobrevolar el incendio en un helicóptero. “Desde el aire parece que está bien acotado. Para un alcalde es muy difícil cuando tienes 40 o 50 hectáreas quemadas renunciar a otras 600, pero es lo que teníamos que hacer para no lamentar males mayores, la estrategia fue muy buena. Vamos por muy camino”, ha explicado el alcalde, quien cree que el fuego podrá controlarse en los próximos días.

Sesenta dotaciones terrestres de los Bomberos de la Generalitat trabajan intensamente para tratar de estabilizar las llamas, que afectan a la Serra de la Creu. A partir de las 7:00 horas se han empezado a incorporar gradualmente 16 medios aéreos. Durante la noche las dotaciones terrestres han actuado en las zonas a las que han podido acceder, sobre todo en el norte y noroeste del perímetro, que es el flanco este que evolucionaría en dirección Tivissa. A lo largo de la jornada continuarán trabajando con herramientas manuales, con líneas de agua en los puntos donde se pueda acceder, y con el apoyo de los medios aéreos. El fuego, que se desencadenó el domingo posiblemente por un rayo, afecta al Espacio de Interés Natural de las Montañas de Tivissa- Vandellòs.

La Dirección General de Protección Civil de la Generalitat mantiene activada la fase alerta del plan especial de emergencias para incendios forestales de Cataluña, el Infocat. El centro de control de los bomberos continúa instalado en l’Ametlla de Mar (Baix Ebre), donde el consejero de Interior, Ramon Espadaler presidió anoche una reunión para coordinar las tareas a efectuar. Asimismo, la Cruz Roja facilitó una psicóloga y llevó 30 mantas al cámping de Tivissa. Por otra parte, un hidroavión del Ejército tuvo que llevar a cabo ayer un amerizaje de emergencia en el pantano de Riba-roja d'Ebre al topar contra un cable de alta tensión cuando se dirigía al embalse a cargar agua.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon