Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El inconformista grafitero que ha llenado de garabatos la ropa de Gucci

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 26/09/2017
Una de las creaciones de Trevor Andrew. © Image LaVanguardia.com Una de las creaciones de Trevor Andrew.

Bajo el lema de ‘la vida es Gucci’ el artista Trevor Andrew revolucionó la clásica firma italiana alterando los diseños con sus grafitis y dibujos. Lo que empezó siendo una obsesión personal del canadiense se acabo convirtiendo en una colección de productos que se bautizó como Gucci Ghost.

Todo empezó en su adolescencia cuando su obsesión por Gucci llevó, al conocido como Trouble Andrew, a experimentar con los diseños de la firma y hacer sus propias creaciones. Combinaba su actividad artística con la música y la práctica de snowboard, hasta que entró en contacto con el director creativo de la firma Alessandro Michele.

Su debut se remonta a la colección otoño/invierno de 2016, que le convirtió en el grafitero rebelde que alteró la imagen tradicional de la firma. Las prendas de la colección eran clásicas y cuidadas hasta el más mínimo detalle, pero Andrew las transformó incluyendo fantasmas, platillos volantes, estrellas y el logo de la firma.

Su seña de identidad, Gucci Ghost, le llevó a hacerse un hueco dentro del mundo de la moda y sus diseños se convirtieron en una referente en estilo para todos aquellos que lo llevaban. Se trataba de una concepción que alejaba al lujo del refinamiento más clásico para acercarlo al entorno urbano, excéntrico y rebelde.

Tras el éxito de la colaboración, numerosos famosos se rindieron a los pies de Gucci Ghost. Uno de sus bolsos, en color negro y con el nombre de la firma en relieve, llevaba un grafiti con la palabra ‘Real’ en color amarillo y se pudo ver en los estilismos de numerosas artistas como Rihanna o Madonna.

Otros artistas cómo Beyoncé o Elthon John no se pudieron resistir al arte de Andrew. La cantante eligió un abrigo de pelo con un diamante pintado a gran escala que lució durante su última gira mundial. John también se decantó por el mismo diseño pero estampado en una camiseta de la firma en color rojo.

Gucci hizo una gira mundial con el artista para presentar la colección. En las tiendas se habilitaron espacios efímeros donde el ambiente cambiaba radicalmente y, en vez de predominar los tonos marrones y dorados característicos, el rojo y los garabatos eran los protagonistas.

El artista no solo expresó su arte y su particular visión de la moda a través de las prendas de la firma. En las calles de Nueva York -y de medio mundo-, el grafitero plasmó sus creaciones en paredes, papeleras y otros objetos dónde se podía ver un mural con el logo de Gucci o mensajes que relacionan al artista con la firma.

La participación de Andrew en el proceso creativo y visual de las prendas aportó una nueva perspectiva para entender el lujo más ‘mainstream’. Con un intento para adaptar la firma a nuevas generaciones, los grafitis y el nuevo imaginario crearon prendas decoradas para ser expuestas y viralizadas a través de instagram, donde están los nuevos clientes de la firma, los millennials.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon