Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El intento de asesinato en el Circo Italiano de Barakaldo queda impune

Logotipo de El Correo El Correo 30/09/2017 Josu García

El 16 de abril del año pasado, un trabajador del Circo Italiano de 33 años estuvo a punto de ser degollado cuando las caravanas de los artistas estaban estacionadas en la campa de Ansio, en Barakaldo. El hombre, de nacionalidad rumana, sufrió un profundo corte en el cuello. La yugular estuvo muy cerca de ser seccionada. Su agresor, además, le apuñaló otras tres veces por la espalda. La víctima salvó la vida gracias a la rápida actuación de uno de los empleados, que le taponó las heridas con un trapo. Han pasado 18 meses y aquel intento de homicidio sigue impune. No hay castigo para la persona que trató de asesinarle por la espalda.

La Audiencia de Bizkaia acaba de exculpar al que era hasta ahora el principal sospechoso, otro empleado del circo, para el que el fiscal había solicitado una pena de 11 años y medio de cárcel. Los jueces han llegado a la conclusión de que no hay suficientes pruebas «para desvirtuar su presunción de inocencia». Por ese motivo le han dejado en libertad. En este sentido, han tenido en cuenta las declaraciones contradictorias del compañero que fue acuchillado. Estiman que su relato de lo sucedido no es «firme, ni consistente y tiene fisuras lógicas».

Los hechos se remontan a la primavera de 2016. El Circo Italiano se encontraba acampado en Barakaldo, cerca del Megapark. Allí, varios trabajadores organizaron una fiesta de cumpleaños para el hermano de la persona que ahora ha sido declarada inocente. Siempre según la declaración de la víctima, a la celebración asistieron los dos hermanos y sus mujeres. Eran entre las dos y las tres de la madrugada. Al parecer, el alcohol había corrido a raudales. De hecho, cuando el empleado atacado fue atendido en Urgencias de sus graves heridas presentaba un «fetor alcohólico» muy importante, se dice en la sentencia.

En estado de embriaguez

En un momento dado, según la víctima, las esposas del homenajeado y su hermano intentaron que no se marcharan del circo por su estado de embriaguez. En ese instante, refleja su relato, el acusado empujó deliberadamente a su pareja por una escalera. Fue entonces cuando intercedió por ella y le reprochó al otro varón su actitud. Mantuvieron entonces una fuerte discusión. Unos quince minutos después, según su versión de los hechos, el hombre que ahora ha sido exonerado de cualquier responsabilidad penal, amparado en la oscuridad de la noche y en el laberinto que representaban las diferentes caravanas aparcadas, le atacó por la espalda, cortándole el cuello y apuñalándole tres veces.

Vistas de la carpa de circo donde un hombre fue apuñadalo en sus inmediaciones © LUIS CALABOR Vistas de la carpa de circo donde un hombre fue apuñadalo en sus inmediaciones

Posteriormente, varios artistas del circo le socorrieron y llamaron a los servicios de emergencia. La Ertzain-tza se personó entonces en el lugar y detuvo a los dos hermanos como posibles responsables. Sin embargo, posteriormente, el juez de instrucción dejó fuera del caso a uno.

El juicio se celebró a mediados del pasado verano. Fue clave el testimonio de la víctima, a la que interrogaron las diferentes partes sobre cómo supo que su atacante había sido el acusado. El trabajador sostuvo que le vio perfectamente la cara pese a que la agresión fue por la espalda. Los jueces dudan de esta declaración. Creen que estaba más bebido de lo que reconoció ante la Policía, a la que dijo haber tomado dos cervezas. «Presentó fetor alcohólico en la exploración que le hicieron en el hospital». Y ven importantes lagunas que permiten poner en cuestión «la verosimilitud» de su testimonio. Por todo ello, cierran el caso y absuelven al acusado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Correo

image beaconimage beaconimage beacon