Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El inventor de la niebla comestible de sabores

El Mundo El Mundo 10/06/2014 CARLOS FRESNEDA

A medio camino entre y , dando un paso más allá de la cocina molecular y adentrándose en la brujería y en la alquimia, el inventor Charlie Harry Francis se acaba de sacar de la chistera la niebla comestible, con sabor a langosta, bacon o mango...

"Podemos comer hasta 200 sabores distintos aspirando con una pajita y sin miedo a engordar", asegura. "Se puede incluso personalizar la neblina a gusto del cliente, y hacer que sepa a su libro favorito o a su propio pelo".

De momento, el sabor predilecto es a tarta de manzana, con el aliciente de "libre en calorías". Charlie Harrry provoca delirios con su invento en fiestas particulares o eventos especiales, donde se forman colas para aspirar sus neblinas de colores.

Los alimentos, asegura, siguen la secuencia lógica de la materia: sólido, líquido y gaseoso. Con una sabia combinación de calor y ultrasonidos (como en un humificador), Charlie Harry Francis parece haber dado con la fórmula perfecta para lograr esa densa neblina que conserva el olor y el sabor.

Saltó a la fama con el helado de viagra

No es la primera vez que acapara la atención con sus aportaciones gastronómicas. Hace dos años saltó a los titulares con el helado Arousal ( y champán), con dos bolas azules y un cucurucho invertido para incitar visualmente a la erección.

"Lo hice por encargo de una persona famosa cuyo nombre no puedo revelar", reconoce Charlie Harry. "En cualquier caso, lo más difícil no fue integrar los 25 miligramos de viagra en el helado, sino darle un sabor estimulante y propio. Pero el cliente quedó muy satisfecho en todos los sentidos".

En 2011, ya sorprendió con el primer helado luminiscente, usando proteínas de medusa que logró sintetizar un científico chino con quien colabora en sus experimentos.

Aunque si con alguien está en deuda el inventor es con sus padres -heladero él, pastelera ella-, de quienes aprendió lo básico en su infancia en Gales. Recuerda el propio Harry que lo que le tiraba de niño era la fabricación de todo tipo de artilugios mecánicos y electrónicos. Fue luego, con el tiempo, cuando entró en juego el componente gastronómico...

"Crecer en una granja del Sur de Gales, con un padre que fabrica helados y con una madre que hace crema pastelera, es una de esas cosas que sin duda te marcan. Me pregunté qué pasaría si fuera capaz de combinar las habilidades de los dos y si pudiera hacerlo delante de los ojos de la gente".

El tercer ingrediente es esa vis de 'showman' de Charlie Harry, con la que es capaz de hacer una sopa usando la fuerza centrífuga de una lavadora: "Con ustedes, la 'Soup Washing Machine'"...

El secador de palomitas, el procesador de chupa-chups o la cascada de caramelos de goma son inventos "menores" en los que ha canalizado a su niño interior. Pero el invento con el que ha hecho saltar a una liga mayor, el mismo por el recibe peticiones desde el otro lado del Atlántico, es sin duda el futurista evaporador que consigue hacer comestible lo impensable, aspirando con una simple pajita. ¡Que aproveche!

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon