Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El juez De Prada engrosa las críticas contra la reforma de la justicia universal

EL PAÍS EL PAÍS 22/05/2014 Natalia Junquera
El magistrado José Ricardo de Prada. © Sergio Barrenechea El magistrado José Ricardo de Prada.

El juez de la Sala de lo penal de la Audiencia Nacional José Ricardo de Prada ha criticado hoy el carpetazo del Gobierno a la justicia universal como ayer hizo su compañero, el magistrado Fernando Andreu, en el congreso sobre jurisdicción universal organizado por la Fundación Internacional Baltasar Garzón. “La reforma merece la peor de las críticas posibles. Es una ley tremendamente deficiente, que no aporta nada, que probablemente no sirva para lo que pretende y que se ha hecho para un caso concreto”, ha dicho, en referencia a la orden de detención internacional dictada por el juez Ismael Moreno contra seis dirigentes chinos por genocidio en el Tíbet (China tiene el 20% de la deuda pública española).

“Esta reforma nos coloca a los jueces en una tesitura muy complicada”, ha añadido De Prada, quien criticó “la premura” con la que fue aprobada. “Es una ley y los jueces tenemos la obligación de cumplir la ley siempre que no entre en conflicto con otras leyes. Pero España está obligada a cumplir los tratados internacionales que ha firmado. Debe ser consecuente con sus propias decisiones y cumplir las responsabilidades que ha asumido. Y los jueces, que también somos Estado, debemos aplicar las normas de la manera que creamos que la debemos aplicar. Esa es nuestra función”.

De Prada ha insistido que “el fundamento” de la jurisdicción universal “no son las leyes internas de los Estados que permiten ejercer ese principio”, sino las normas y tratados internacionales que obligan a los Estados a perseguir los crímenes de guerra o lesa humanidad. Así, el magistrado ha citado el convenio de Ginebra o la convención contra las desapariciones forzadas, ratificados por España. “Hay un entramado fortísimo de normas de derecho internacional, de derechos humanos y debe ser respetado. Abogo por que los jueces españoles tengamos conciencia clara de que tenemos que asumir ese derecho internacional de derechos humanos y aplicar la justicia universal cuando tenemos que aplicarla”.

Durante su intervención, el magistrado de la Audiencia Nacional ha querido “rendir homenaje” al anfitrión de las jornadas, Baltasar Garzón. “Para mí es y seguirá siendo mi compañero, porque es y seguirá siendo juez. Probablemente uno de los peores momentos en mi trabajo fue cuando Garzón fue suspendido y luego inhabilitado para el ejercicio de su profesión, que en aquel momento era toda su vida”, ha dicho. Las resoluciones del Tribunal Supremo a raíz de su intento de investigar los crímenes del franquismo son “un monumento a la inaplicación de la legislación internacional de derechos humanos”, ha añadido.

De Prada confía en que el congreso sobre jurisdicción universal que ha organizado la Fundación Internacional Baltasar Garzón recoja “material suficiente” para tener motivos para la “esperanza” . El magistrado ha abogado por establecer una estrategia de cooperación entre los tribunales estatales y la Corte Penal Internacional para que las investigaciones de casos de justicia universal puedan salir adelante.

El magistrado fue ponente de la sentencia que en 2005 condenó al militar argentino Adolfo Scilingo a 640 años de cárcel por delitos de lesa humanidad. De Prada redactó la sentencia desde un hotel de Sarajevo. José María Mena, exfiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y moderador hoy del primer debate del día en el congreso sobre jurisdicción universal, ha agradecido la “honestidad” de De Prada al hablar de un tema delicado, como la reforma del Gobierno.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon