Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El juez que investigó el asesinato de Marta revisa el daño causado por Carcaño

EL PAÍS EL PAÍS 02/06/2014 El País

El juez de Instrucción número 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, que investigó el crimen de la joven Marta del Castillo, asumirá también la nueva investigación contra su asesino, Miguel Carcaño, por un presunto delito contra la integridad moral de la familia de la fallecida cometido con sus continuos cambios de versión.

La Audiencia de Sevilla condenó a Miguel Carcaño a 20 años de cárcel por el asesinato de la menor en 2009. Posteriormente, el Tribunal Supremo elevó su condena un año y tres meses por un delito contra la integridad moral, “por el sufrimiento añadido causado a los familiares” de Marta “al ofrecer varias versiones sobre el lugar en el que ocultaron y se deshicieron de su cuerpo, impidiéndoles darle sepultura”.

La pasada semana, la Sección Tercera de la Audiencia dictó un auto en el que confirmó el archivo de la causa abierta contra el hermano de Miguel Carcaño después de que éste diera una nueva versión de los hechos y asegurara que fue Francisco Javier Delgado quien mató a Marta tras golpearla con la culata de una pistola y que, posteriormente, la enterraron en la finca Majaloba de La Rinconada.

En este auto, la Audiencia, pese a ratificar el archivo, acordó deducir testimonio contra Carcaño por un nuevo delito contra la integridad moral. “No debe caer en saco roto este nuevo intento de distracción y ocultamiento de la realidad”, afirmaron los magistrados.

El tribunal, en este sentido, hacía alusión a las “imputaciones caprichosas y contradictorias a otras personas a las que un día señalaba como autoras de la muerte de la menor, y otro las exculpaba de forma irresponsable, merecedora de reproches de todo tipo”.

La Audiencia añadió que Miguel provocó “otra búsqueda infructuosa y un consiguiente desengaño y mayor padecimiento a los perjudicados”. En este razonamiento justificó el tribunal la decisión de deducir testimonio de estas actuaciones e incoar contra él procedimiento por delito contra la integridad moral”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon