Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Kurdistán se prepara para ver el cierre de sus aeropuertos

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 29/09/2017
Un grupo de pasajeros ayer en el aeropuerto internacional de Irbil, en su último día con vuelos operativos © Image LaVanguardia.com Un grupo de pasajeros ayer en el aeropuerto internacional de Irbil, en su último día con vuelos operativos

“No quedan asientos, está lleno”. Era la respuesta más frecuente que se escuchaba ayer en las agencias de viajes de Irbil. Los clientes que tenían que abandonar el país intentaban buscar una plaza hacia otros países de Oriente Medio o Europa antes de que las aerolíneas cancelaran todos sus vuelos hoy a partir de las seis de la tarde desde los aeropuertos del Kurdistán iraquí.

La decisión, la primera gran consecuencia del referéndum, la tomó el Gobierno de Bagdad después de que las autoridades kurdas se negaran a entregar los aeropuertos internacionales de Irbil y Solimán. Como respuesta, la autoridad aeronáutica iraquí notificó a todas las aerolíneas internacionales que les cancelarían los permisos para operar en Kurdistán. Los únicos que ya han dejado de operar hasta el momento son los iraníes.

El Gobierno kurdo ha repetido en múltiples ocasiones que el referéndum no tiene efectos inmediatos y que el objetivo es empezar un proceso de diálogo “amigable” con Bagdad que en un futuro lleve a la independencia. Pero estas palabras no han tenido ningún efecto en el Gobierno de Haider al Abadi, que ha cerrado la puerta al diálogo si los kurdos no rechazan el resultado favorable al sí por un 92%.

Irán ha desplegado tropas en la frontera y Turquía dice que su ejército puede entrar en cualquier momento

“No es que la gente esté alarmada. Todos creen que es algo pasajero y se solucionará pronto, pero los que por algún motivo tienen que salir del país se están apresurando a comprar un billete de última hora”, decía ayer Alma, administradora de una agencia en Irbil. Pero una cosa es que no haya alarma entre la población y otra que no exista preocupación por que el acceso a esta región se complique para extranjeros y locales. La región de Kurdistán no sólo tiene autonomía para proteger sus fronteras, incluidos sus modernos aeropuertos, sino que también tiene competencias para otorgar visados sin la jurisdicción del Ministerio de Exteriores iraquí.

La cancelación de los vuelos comportará que quienes quieran viajar a Kurdistán –entre ellos, hombres de negocios, cooperantes y diplomáticos– tendrán que obtener de aquí en adelante un visado iraquí, lo que no es fácil. Y posiblemente será difícil también para los extranjeros que están actualmente en Kurdistán sin ese visado. Por el momento las únicas salidas del país son a través de Bagdad –para lo que se necesita un visado– o las fronteras turca e iraní que, a pesar de las noticias contradictorias de los últimos días, siguen abiertas.

“Los aeropuertos tienen que permanecer abiertos para mantener la economía y facilitar la ofensiva contra el Estado Islámico (EI)”, aseguró el ministro de Transportes de la región autónoma, Mowlud Bawa Murad. Kurdistán es una región sin acceso marítimo y depende de sus fronteras para abastecerse.

Los aeropuertos son fundamentales para la coalición internacional contra el EI en Irak y Siria. Por ellos no sólo entran las provisiones, sino que también son el punto de acceso para gran parte de la ayuda humanitaria. La región acoge a más de un millón de desplazados internos y refugiados sirios. Miles de ellos viven en campos donde las organizaciones internacionales les dan lo que necesitan para sobrevivir.

Actualmente las fuerzas iraquíes, con el apoyo de la coalición y los peshmergas, libran una batalla en la región de Hawija, uno de los pocos enclaves que el EI todavía controla en Irak. Se cree que el cierre de los aeropuertos podría afectar esta operación, que comenzó días antes del referéndum y que se calculaba que duraría menos de dos semanas. Las consecuencias de la consulta en el combate contra el yihadismo es una de las principales razones por las que aliados de los kurdos como EE.UU. se oponían a su celebración.

La situación se podría complicar aún más si el Gobierno iraquí asume el control de las fronteras terrestres de Kurdistán, como se valoraba ayer en Teherán en una reunión entre el jefe de las fuerzas armadas iraníes, Mohamed Baqeri, y su homólogo iraquí, Othman al Ghanimi. Se consideró situar tropas de Bagdad a lo largo de la frontera, donde operan varios grupos opositores kurdos iraníes.

Irán ha desplegado tropas y un sofisticado sistema de misiles en los últimos días en su frontera. Pero desde el punto de vista militar el país que más preocupa es Turquía, donde el presidente, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado que sus tropas podrían entrar a Irak cualquier noche, como hicieron en Siria. Los turcos e iraníes se oponen al referéndum porque temen que el furor independentista se extienda a las poblaciones kurdas de sus países.

“Llame el sábado –mañana–, posiblemente para entonces ya sabremos cuándo se reanudan los vuelos”, dijo con firmeza el empleado que contestó en la oficina de Mahan Airlines, la compañía iraní que une Teherán e Irbil. A estas alturas nadie parece estar muy convencido de que el bloqueo aéreo se vaya a alargar. Muchos creen que Bagdad e Irbil llegarán a un acuerdo. ¿Será posible tan pronto?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon