Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El líder religioso chií en Irak llama a tomar las armas contra los yihadistas

EL PAÍS EL PAÍS 13/06/2014 Agencias
Ciudadanos voluntarios hacen cola para alistarse en el Ejército iraquí y luchar contra los rebeldes de EIIL, el 12 de junio de 2013. © STRINGER/IRAQ Ciudadanos voluntarios hacen cola para alistarse en el Ejército iraquí y luchar contra los rebeldes de EIIL, el 12 de junio de 2013.

El máximo clérigo chií iraquí, el ayatolá Ali al Sistani, ha llamado a la yihad (guerra santa) contra los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), en un discurso pronunciado por uno de sus representantes, Abdelmayid al Karbalai. "Los ciudadanos que puedan tomar las armas para luchar contra los terroristas tienen que presentarse como voluntarios en el Ejército para realizar este objetivo sagrado", ha dicho Al Karbalai durante el sermón de la oración musulmana del mediodía. Sistani no solo cuenta con la fidelidad de la comunidad chií sino también con el respeto de suníes, kurdos y cristianos por su papel moderado durante los peores años de la guerra sectaria abierta tras la invasión estadounidense y la caída de Sadam Husein.

Imagen sin fecha del clérigo Ali al Sistani. / AFP

La llamada a la yihad de Al Sistani llega unas horas después de que milicianos suníes del EIIL se hicieran temporalmente con el control de las localidades de Saadiyah y Jalawla, ubicadas en la provincia de Diyala. Según ha informado Bagdad, fuerzas de seguridad iraquíes, apoyados por kurdos han retomado posteriormente el control de las dos ciudades.

En los últimos días las fuerzas rebeldes de EIIL, formadas por yihadistas al servicio de Abubaker al Bagdadi y con presencia en Siria, han lanzado una gran ofensiva sobre las principales ciudades iraquíes, que las han llevado a hacerse con el control de Mosul y de Tikrit, entre otras, lo que les ha permitido conquistar la provincia norteña de Nínive. Tras la toma de Mosul el martes, el presidente del Parlamento, Osama al Nujaifi, denunció que los soldados abandonaron sus puestos nada más comenzar el ataque. Según el relato de un portavoz de las fuerzas de la región autónoma del Kurdistán, citado por la agencia Reuters, las tropas iraquíes huyeron también en Kirkuk.

La débil respuesta militar de cara al avance yihadista en el país sirvió de justificación preventiva para que tropas de Kurdistán tomaran la ciudad petrolera de Kirkuk, localidad que quedó fuera de su región autónoma y que reclamaban como capital histórica. La inercia de los yihadistas hace temer a las autoridades iraquíes, y a la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, que los milicianos islamistas consigan hacerse con el control de Bagdad, puesto que ya dominan algunas localidades cercanas.

más información
  • Más brutal que Al Qaeda
  • Los yihadistas que tomaron Mosul penetran en la ciudad iraquí de Tikrit
  • FOTOGALERÍA La población del norte de Irak abandona sus casas

La Administración Obama está evaluando una serie de opciones, entre ellas la militar, para frenar el avance de un “enemigo brutal” del Estado iraquí y de “una amenaza para EE.UU. y los países de la región, incluido Irán”, confirmó en Londres el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, informa Patricia Tubella.

El jefe de la diplomacia estadounidense no quiso precisar más allá de que el presidente Barak Obama adoptará “medidas en el momento oportuno” para contrarrestar las acciones de los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante, grupo al que calificó de “estructura terrorista básica que lucha contra el Estado de derecho para dominar territorios”.

Sí subrayó con vehemencia que la presión del EIIL encarna una “aviso” a los dirigentes iraquíes para que respondan en un frente común: “Las divisiones políticas alimentadas por diferencias sectarias no pueden robar a los iraquíes lo mucho que han sacrificado en los últimos años. Es el momento de mostrar unidad”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon