Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El lugar perfecto de la casa para colocar tu televisor (o el proyector)

El Confidencial El Confidencial 02/10/2016 S. F.

¿LG o Samsung? ¿4K o HD? ¿LC u OLED? Muchas son las preguntas a contestar antes de comprar una televisión nueva, y todas ellas ya las respondimos en Teknautas. Existen otras dudas básicas que todo usuario se ha hecho alguna vez, y en Teknautas intentamos contestarlas todas.

Tamaño y distancia

Los amantes del cine en casa puede adquirir pantallas de 65 o incluso 88 pulgadas, pero lo primero es ser humildes y aceptar el tamaño de nuestro salón. No tiene sentido comprar un televisor enorme si podemos sacarle el mismo partido a uno de 32 pulgadas. Saber el tamaño correcto es bien sencillo, aunque depende de la resolución:

En el caso de los proyectores es más importante todavía el lugar de colocación. Por suerte existen webs como esta en las que podemos introducir la marca y modelo y saber la distancia adecuada para las pulgadas deseadas.

Colgar o no colgar

La solución perfecta para las casas con poco espacio que no quieran perder toda una mesa por culpa de la televisión. Gracias a la delgadez extrema que atraviesan estos dispositivos, es posible instalarlos en la pared mediante a enganches especiales que no resultan complicados de montar. Pero la pregunta, antes de nada, es si esto vale la pena.

Una tele colgada no ocupa espacio, da un toque moderno y, además, es la mejor forma de conseguir la altura perfecta para verla —ver punto siguiente—. La principal desventaja son los cables, difíciles de ocultar y feos a la vista. Además, una vez colgada es difícil de mover si deseamos reestructurar nuestro hogar. Por último, aunque los enganches no son difíciles de instalar, no es tan sencillo como colocar la pantalla sobre la mesa. Preparen el taladro.

En el caso de los proyectores la decisión es similar, ya que no es necesario colgarlos. Lo importante es cumplir la distancia adecuada.

¿A qué altura la pongo?

Un detalle importante para evitarnos dolores de cuello y sacar el máximo rendimiento a ese caro televisor que acabamos de comprar. El truco es bien sencillo: debemos ser capaces de ver el centro de la pantalla con la cabeza recta. En este sentido, colgar el aparato es la mejor solución, aunque tampoco pasa nada si nuestra línea de visión está un poco por encima. Nada de televisiones en el suelo.

Cuidado con la luz

No podemos mover el Sol ni cambiar las ventanas de sitio, así que este punto es importante. La mejor forma de evitar reflejos es tener cuidado con las ventanas orientadas al este o al oeste. Las lámparas cercanas al televisor también pueden generar brillos incómodos, así que es mejor evitarlas o mantenerlas apagadas. El sentido común es en este caso nuestro mejor amigo.

En el caso de los proyectores la estrategia es sencilla: bajar las persianas. Estos dispositivos son enemigos de la luz, así que habrá que mantener la habitación a oscuras.

Respeta los ángulos

Esto sólo es importante si compartimos el televisor con más gente, pero es fundamental para que nadie tenga que forzar el cuello o perder calidad de imagen. Lo mejor es mover sillas y sofás para que todo el mundo disponga del mejor ángulo, y tener en cuenta este detalle a la hora de colocar los asientos en el salón.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon