Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El mayor exhibidor independiente francés de cine desembarca en España

EL PAÍS EL PAÍS 06/06/2014 Álex Vicente
El productor francés Marin Karmitz. © Proporcionado por ElPais El productor francés Marin Karmitz.

El grupo audiovisual francés MK2 desembarcará en España tras la compra de las 120 salas de la cadena Cinesur, principal circuito de la exhibición en Andalucía. Cinesur poseía hasta la fecha once multicines y 120 salas, que suponen un total de 20.000 butacas y cerca de 4 millones de espectadores al año en localidades como Sevilla, Málaga, Córdoba, Cádiz, Toledo y Badajoz. El grupo fue fundado por la familia Sánchez-Ramade, que abrió su primer cine en Huelva en 1932, creando el eslogan La pantalla de los éxitos. En 1998, Cinesur inauguró el primer megaplex en territorio español, que concentraba 20 salas en un mismo complejo.

Pero hace tiempo que el mercado ya no es lo que era. Hacía años que los propietarios de Cinesur, líder de la exhibición en el sur de la Península, aspiraban a vender las salas para reducir su deuda y esquivar la marcada desaceleración del sector, a pesar de los síntomas de mejora registrados en los últimos meses (según sus cifras, Cinesur habría registrado una mejora de la frecuentación del 20% desde principios de año). En 2011, la británica Cineworld habría hecho una oferta de entre 50 y 60 millones de euros por la adquisición de Cinesur, pero el acuerdo se vino abajo en el último momento. Entonces contaba con 17 multicines, 170 pantallas, 300 trabajadores y 6 millones de espectadores anuales. MK2 no ha comunicado ahora el valor de la compra, sin confirmar la cifra filtrada de 10 millones de euros. Podría tratarse de la primera fase de una implantación de MK2 en territorio español, donde aspira a expandir su red de exhibición.

El grupo francés –propiedad de Marin Karmitz, de 75 años, histórico productor del cine independiente galo, ex maoísta y descendiente de una familia de judíos rumanos que sobrevivieron a la masacre de Antonescu– mantendrá abiertas nueve de las once salas, pero cerrará los multicines de Marbella y Antequera, donde la explotación era deficitaria. Karmitz prevé “exportar algunos conceptos que han supuesto el éxito de las salas MK2 en París”, como “la programación de cine en versión original, las sesiones de cine-filosofía, los talleres para niños y los eventos en las salas”, según ha afirmado la compañía en un comunicado. Además de su programación de estrenos, MK2 es conocida por sus ciclos temáticos, sesiones con debate posterior y preestrenos con el equipo de la película, además de su colaboración con asociaciones culturales.

Fundada en 1974, MK2 es una sociedad independiente y propiedad al 98% de la familia Karmitz. La primera sala abierta en París fue el cine 14 Juillet Bastille, creado bajo el influjo del Mayo del 68. Convertida en primer grupo cinematográfico independiente en Francia y tercer circuito de exhibición en París, hoy cuenta con 11 cines y 65 salas, especializadas en el cine de autor pero abiertas a propuestas comerciales, siempre en versión original subtitulada. Además, también gestiona cuatro salas privadas “de gama alta”, como la que existe en el club Silencio, impulsado por David Lynch, o las dos nuevas salas privadas del Palais de Tokyo, centro que exhibe el último arte contemporáneo. En 2013, MK2 también instaló un cine drive-in en el Grand Palais de París. Estas minisalas de lujo se han convertido en una de las nuevas especialidades del grupo, que ha visto en ellas una importante fuente de ingresos a cambio de un coste de explotación relativamente bajo.

Como productor, Karmitz ha financiado películas de Jean-Luc Godard, Alain Resnais, Louis Malle, Claude Chabrol, Krzysztof Kieslowski, Ken Loach, Gus van Sant, Michael Haneke, Walter Salles, Olivier Assayas, Abdellatif Kechiche o el joven Xavier Dolan, recientemente premiado en el Festival de Cannes. Para celebrar el 40º aniversario de MK2, el MoMA de Nueva York ha invitado a Marin Karmitz a exhibir una selección de películas de su catálogo durante tres semanas, a partir del 5 de junio. Desde 2005, el grupo MK2 está gestionado por su hijo, Nathanaël Karmitz, de 35 años, que ha seguido apostando por la fórmula mágica creada por su padre. En 2013, su volumen de negocios se elevó hasta los 55 millones de euros.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon