Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El mortal vuelo de un avión en pruebas

EL PAÍS EL PAÍS 10/05/2015

© El País

Cuatro personas han fallecido y dos han resultado heridos de gravedad en Sevilla tras estrellarse un avión militar a las 13.00, poco después de despegar del aeropuerto de San Pablo en su primer vuelo de pruebas. Un teniente coronel y dos comandantes del Ejército del Aire (en excedencia o servicios especiales), además de un civil, fallecieron en el accidente, mientras que un suboficial permanece herido grave y otro civil reviste mayor gravedad en sus heridas. Todos ellos trabajaban para el consorcio europeo Airbus Defence and Space.

El guarda del coto de caza donde se estrelló el aparato presenció el siniestro y se lanzó al rescate. Con su acto de valentía el testigo logró sacar vivos de entre las llamas a dos de los tripulantes del A400M accidentado. Este modelo, el mayor avión militar de hélice del mundo con cuatro motores, despegó a las 12.45 horas, detectó un fallo y pidió permiso para volver a tierra. Pero, a solo una milla del aeródromo, chocó con una torre de alta tensión.

© El País

Un comité de crisis de Airbus formado por expertos investiga ahora la causa exacta que originó la súbita caída del aparato numerado como MSN023. La hipótesis con más fuerza es un fallo mecánico de la aeronave.

El piloto, el copiloto, un mecánico y tres ingenieros, todos ellos españoles, iban a bordo. Los equipos de emergencia trasladaron a dos de ellos, uno grave y el otro muy grave con politraumatismos y quemaduras de segundo y tercer grado, hasta los hospitales sevillanos Macarena y Virgen del Rocío.

Minutos después de avisar a la torre de control de problemas en el vuelo, a pesar de las excelentes condiciones meteorológicas y de máxima visibilidad, el avión chocó contra una torre de alto voltaje junto a una tierra de cultivo que forma parte del coto, al norte del aeropuerto.

Tras estrellarse el aparato, las imágenes mostraban los restos quemados de la cabina y el fuselaje al final de un rastro de tierra quemada de cientos de metros, ruedas y otros componentes. La mayoría de restos eran ya cenizas del incendio junto a la torre de electricidad derrumbada, cuando llegaron los bomberos, los servicios de emergencia y miembros de las Fuerzas de Seguridad para trasladar a los heridos y acotar la zona.

“Mientras hablaba conmigo, se ha desvanecido”. El alcalde de San José de la Rinconada, Javier Fernández, destacó cómo había afectado el salvamento al guarda del coto que, junto a un compañero, rescató a los dos tripulantes heridos de gravedad.

© El País

Al margen de la tragedia personal, el accidente sitúa una sombra de duda sobre el proyecto de construcción del A400M, en el que participan ocho países, principalmente europeos.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, confió en que el accidente “no comprometa el proyecto europeo”. Rajoy reclamó a Airbus “la máxima transparencia posible” para explicar con claridad las causas que motivaron la tragedia, que aseguró desconocer. “Un suceso de estas características no es lo mejor que le puede ocurrir a una industria como la nuestra (...) Hay que ver si hay algo meramente circunstancial o se ha cometido un error”, matizó Rajoy. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, se reunirá hoy con sus homólogos de Francia y Alemania para analizar el accidente.

La compañía, que manifestó estar “devastada” en un comunicado, evitó ayer explicar la ruta exacta que realizó el avión tras su despegue y otros detalles técnicos, a la espera de los resultados de su investigación interna. Airbus eludió asimismo dar a conocer las identidades de las víctimas. La aeronave siniestrada formaba parte de una serie que iba a ser entregada a Turquía. El aparato siniestrado iba a ser entregado en junio.

Para atender a los familiares de los tripulantes del avión, procedentes de Sevilla, Madrid y Galicia, en el aeródromo se habilitó una sala donde los psicólogos les recibieron lejos del lugar del accidente. La Policía Judicial de la Guardia Civil investiga para aclarar el suceso bajo las órdenes del Juzgado de Instrucción 13 de Sevilla. El plan territorial de emergencias de Andalucía movilizó a más de 250 efectivos.

La caída de la torre de alta tensión contra la que chocó el avión dejó sin luz a la localidad cercana de Carmona. Mientras, seis vuelos se vieron afectados —cuatro de ellos de llegada, derivados a Málaga y Jerez— al no poder disponer de los bomberos el aeropuerto sevillano.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon