Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El mosso que dirigió la investigación del caso Stroika dice que "todas las piezas del puzle encajan perfectamente"

La Vanguardia La Vanguardia 18/06/2014 null

Barcelona. (ACN).- El responsable de los Mossos d'Esquadra que dirigió la investigación por la brutalagresión en las puertas de la sala de conciertos Stroika de Manresa ha asegurado este martes que "todas las piezas del puzleencajan perfectamente, y no hay ninguna disonante". Según este mosso, de la División de Información y especializado en grupos políticos radicales, desde el primer momento los investigadores tuvieron claro que la acción fue perpetrada por un grupo neonazi, por las características que relataron varios testimonios.

El agente ha declarado como testigo en la Audiencia de Barcelona y se ha tenido que enfrentar a las preguntas de los abogados defensores, que han puesto en cuestión la investigación policial, la justificación de las llamadas telefónicas y han apuntado la posibilidad de que la agresión la realizara un grupo radical de izquierdas rival.

Según los Mossos, el hecho de que los agresores fueran vestidos de oscuro, botas militares, con la cara tapada y andando en formación, añadido a las armas que llevaban, como puños americanos, barras de hierro y bengalas marítimas, hicieron concluir que se trataba de una agresión neonazi hacia simpatizantes antifascistas que iban a un concierto de conocidos grupos de esta ideología. Algunos testimonios así lo explicaron a los agentes que fueron al lugar de los hechos, y posteriormente un menor juzgado por la agresión también lo confesó, aunque esta declaración puede no tener valor jurídico en este juicio.

El responsable de las investigaciones ha explicado que desde casi el inicio les llegaron tres líneas de investigación: una testimonio vio una furgoneta por la zona y dio una letra de la matrícula; una patrulla de la Guardia Civil detuvo un coche que se dirigía a Manresa horas antes y uno de los ocupantes llevaba un tatuaje nazi; y el camarero de un bar próximo dijo que había visto neonazis en su local poco después de los hechos, a alguno de los cuales conocía. Además, había imágenes de videovigilancia de este restaurante.

El agente ha explicado que siguieron estos indicios, los dos últimos de los cuales dieron frutos, y pidieron la intervención de varios números de teléfono, que conocían previamente porque algunos sospechosos ya tenían antecedentes policiales por hechos similares. Además de grabar conversaciones telefónicas, también pidieron el posicionamiento geográfico de los teléfonos móviles de los sospechosos la tarde y noche de los hechos, cosa que permitió comprobar como la mayoría se acercaron al Bages procedentes de varios puntos de Catalunya, se acercaron a la sala Stroika y acabaron cenando en un bar del Pont de Vilomara, a unos diez minutos en coche del lugar de la agresión.

Igualmente, también pudieron comprobar cómo los coches de algunos acusados habían estado por la zona aquel 23 de marzo del 2012, gracias a las cámaras de tráfico de carreteras y peajes.

Las conversaciones telefónicas y el vaciado de las agendas de los móviles y de los ordenadores de los sospechosos permitieron detener a los 16 acusados actualmente. De las conversaciones, el mosso ha destacado que en una de ellas el supuesto líder instaba a agredir al cantante del grupo KOP, que actuaba aquella noche en la sala Stroika, y a utilizar bengalas. En otra, uno de los acusados decía que trabajaba de vigilante de seguridad en el local mencionado y que allí acudían muchos "guarros" y que tenían que hacer alguna cosa", porque tenían el símbolo de una cruz gamada en la papelera. Y dijo que ya había agredido a dos asistentes al local. En los ordenadores se encontraron fotos del grupo así como vídeos de agresiones neonazis.

Por otra parte, también han declarado varios mossos que intervinieron en los registros de los coches de algunos acusados, dónde encontraron una navaja de grandes dimensiones, una porra extensible, un palo de hockey con la punta destrozada e inservible para practicar este deporte, un bastón con punta de hierro, música anticomunista y camisetas, adhesivos, y simbología neofascista.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon